Azúcar blanco de mesa o jarabe de ágave o azúcar moreno. ¿Podemos prescindir de ellos?

Hoy me he marcado un reto. Dejar el azúcar blanco de mesa…… Consumimos mucho más azúcar del que necesitamos. Utilizamos el azúcar para endulzar el café con leche, el yogur, el zumo de naranja, etc…. A la vez que lo comemos escondido en las galletas, bizcochos, magdalenas, y hasta…. Pan y  salsas… Aunque lo tomemos «moreno» o de caña, el azúcar, azúcar es….

 

El azúcar que llamamos vulgarmente, se denomina también sacarosa y está compuesto por una molécula de fructosa y una de glucosa. Es una importante fuente de calorías en la dieta alimenticia moderna, pero es frecuentemente asociado a calorías vacías debido a la completa ausencia de vitaminas y minerales (ni en el moreno, creencias erróneas aparte, ya que pensamos que engorda menos y alimenta más).

El azúcar está englobado dentro de los hidratos de carbono simples (mono y disacáridos). Cuando lo consumimos, éste pasa rápidamente casi sin ser digerido por el estomago (hidrólisis catalizadas por enzimas) para llegar a la sangre en forma de glucosa.

El páncreas segrega  insulina que es una hormona que se encarga de regular el exceso de glucosa en sangre (cuando nos damos atracones que hacen ascender espectacularmente su nivel).  La glucosa retirada, se transforma en células musculares llamadas glucógeno que se almacenan en el hígado y en la musculatura. Nuestros músculos necesitan un máximo de 200 gr, por lo que todo el glucógeno sobrante se almacenará en forma de grasa. (De ahí que nos engordemos…)

azúcar blanco o de mesa

Cuando hay poca glucosa en sangre, (hipoglucemia) las glándulas suprarrenales segregan adrenalina, a la vez que el páncreas segrega glucagon, los cuales ejercen el efecto contrario (transforman el glucógeno a glucosa para volver a ser transportado a la sangre) acción denominada glucógenolisis.

Por otra parte, la glucosa en sangre también sirve para alimentar el cerebro, el cual no puede almacenarlo directamente, por lo que nuestro organismo siempre tiene que tener una cantidad de glucosa en sangre constante para que pueda abastecer al cerebro paulatinamente.

Si tomamos hidratos de carbono complejos (polisacáridos formados por múltiples cadenas de monosacáridos) éstos también se descompondrán hasta llegar a convertirse en glucosa en sangre, pero evitaremos que el páncreas tenga un sobre esfuerzo para retirar los excesos, ya que éstos van llegando a la sangre «gota a gota»….

Quizá mi comentario de hoy ha sido demasiado técnico, pero es interesante a veces saber como actúan los alimentos en nuestro organismo, y en este caso, los hidratos de carbono (o azucares) son mucho más importante de lo que pensamos…..

Mi consejo para hoy es eliminar el azúcar simple de la dieta optando por las frutas, verduras y cereales como sustitutos….. (hidratos de carbono complejos)

Pero cuidado con los falsos azucares como azúcar moreno o fructosas (tales como jarabe de ágave por ejemplo). No todo el mundo sabe que este jarabe contiene 75% de fructosa y 25% de glucosa. Descompensando su asimilación en sangre. Por eso, a fecha de hoy cada vez más hay personas intolerantes o con alta sensibilidad a la fructosa. Por la gran cantidad de ella que consumen al dia!

Por todo ello, lo mejor es NO ENDULZAR los productos demasiado y a poder ser, nada. Su sabor natural es lo mejor. Recordad que demasiado dulce puede llegar a ser adictivo.. Como todo en la vida, los sabores se pueden ir «amaestrando». Por ejemplo, os reto a dejar de poner azúcar en el café, en los yogures o hasta en la horchata y/o pasteles.  En su lugar, canela dulce, anisetes, o un poco de dátil en puré os servirá como base dulce. Ya me contaréis