Aunque el título de este post parezca algo rebuscado, efectivamente podemos mejorar nuestro estado de ánimo y mejorar el buen humor mediante una alimentación adecuada. Siguiendo algunos consejos dietéticos se puede conseguir estabilizar el estado de ánimo y mejorar el humor. ¿Queréis saber cómo?

humor5

La clave consiste en comer bien y variado (Ya sé que parezco un poco repetitiva, pero la realidad es que es así). Tomar por la mañana frutas frescas, lácteos desnatados o mejor todavía, leches vegetales (recomiendo la de avena) y cereales integrales es una de las mejores maneras para activar el organismo y comenzar a rendir durante la toda la jornada.

Una carencia de vitaminas y minerales facilita el decaimiento del ánimo y la energía. Para ello es aconsejable tomar una serie de medidas preventivas.

No deben faltar en la dieta diaria los alimentos que contengan:

Vitaminas del grupo B, que ayudan a cuidar la salud de las conexiones nerviosas del organismo. (Alimentos ricos en vitaminas del grupo B: cereales integrales, verduras de hoja verde, levadura de cerveza y germen de trigo).

Vitaminas A, C y E.  Todas ellas, conocidas por su poder antioxidante y facilitar la regeneración del organismo (Alimentos ricos en esta vitaminas: frutas y verduras).

Magnesio y Potasio.  Dos minerales que aportan tono y resistencia a los músculos. (Alimentos ricos en magnesio: frutos secos, legumbres y cereales integrales. El plátano es rico en potasio).

Triptófano. Aminoácido indispensable para producir serotonina, neurotransmisor que regula el estado de ánimo. (Alimentos ricos en triptófano: plátanos, lentejas, dátiles). Ya hablaré con más detalle de ello en otro post.

humor1

Por otra parte deben evitarse los siguientes alimentos:

Azúcar y carbohidratos simples (azúcares o productos refinados), ya que éstos aparentemente calman la ansiedad pero también incitan a seguir comiendo (ansiedad por comer). Es aconsejable optar por carbohidratos complejos o compuestos ( cereales integrales, legumbres, verduras y algunas frutas) que se digieren más lentamente y sus nutrientes alimentan nuestro organismo y cerebro.

Por último, se deben evitar o moderar al máximo el consumo de bebidas estimulantes como café, té negro (aunque una taza por la mañana puede ayudarnos a “despejarnos”, pero no más) y evitar las colas y bebidas alcohólicas, ya que  no nos ayudarán a mejorar nuestro estado de ánimo, ni a mantener nuestro humor estable….

¿Y vosotros? ¿Cuidáis vuestra alimentación? ¿Seguís las pautas mencionadas en este post? ¿Creéis que la comida puede mejorar o empeorar vuestro estado de ánimo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook