Las dietas milagro son uno de los métodos más empleados por jóvenes y adultos  ya que son una forma fácil y rápida de perder peso.

La mayoría de estas dietas se rescatan de sitios poco seguros, hecho preocupante, ya que en ocasiones se las considera como una verdad.

La mejor «dieta» es precisamente no hacerla.

Ya sé que esto puede parecer una redundancia, pero aprender a comer sano y equilibrado es la mejor «dieta» que podemos ejecutar.

En mi consulta vienen muchas personas pidiéndome consejo sobre alimentación y sobretodo porque quieren adelgazar. Rápido, muy rápido, casi milagrosamente.

Mi mejor consejo sería el «common sense», o sea, sentido común. Una gran ensalada variada es un delicioso entrante para cualquier ágape, o verdura hervida ahora en invierno, seguido por un maravilloso plato de carne, pescado, pasta o arroz.. 

Lo que podría dañar este menú, sería una salsa demasiada grasa, un exceso de pan como acompañamiento, dos vasos de vino en lugar de media copita. Añadirle una lata de olivas en la ensalada.

Esas pequeñas tonterías son las que pueden añadir fácilmente 500 calorías extras, lo que traducido al cuerpo humano, más depósitos de grasas….justamente donde no queremos….

Un menú saludable para todo un día sería: Un buen desayuno (es el gran olvidado de todos, pero ya le dedicaré un post) a media mañana un tentempié (fruta o yogur), para almorzar, por ejemplo lo que he comentado en el anterior párrafo, merienda (más fruta o yogur) y para cenar os aconsejo consumir aquellos alimentos que no hemos tomado en el resto de las tomas diaria.  Deben ser fáciles de digerir para hacer bien la digestión y poder descansar.

Y entre las diferentes tomas, un gran tazón de té verde o rojo, os ayudará a eliminar esas toxinas que se van acumulando en el organismo.

Besos desde mi blog.