El plátano es una fruta tropical que posee una excelente combinación de hidratos de carbono, minerales y vitaminas, lo que la convierten en un alimento inteligente e indispensable en cualquier dieta, incluidas las de adelgazamiento.

Es además, el complemento perfecto para personas con gran actividad física, como niños y deportistas.

¿Quién no vio la final del Open de Australia entre Nadal y Federer? Los que como yo, estuvisteis delante del televisor toda la mañana del domingo viendo el gran «duelo de titanes», pudisteis ver como Nadal comía plátanos en los descansos.

Eso me hizo pensar. Comer un plátano, en su caso, fue muy adecuado, para reponer los hidratos de carbono, vitaminas, sales minerales y sobre todo potasio, (tan necesario para la función muscular), que estaba perdiendo durante el partido.

Hago un pequeño inciso para dar mi más profunda ENHORABUENA A RAFA !!!! FELICIDADES CAMPEON!!!!! (es un orgullo para todos nosotros verle jugar y ganar!!!)

Volviendo al asunto principal de mi post de hoy, EL PLATANO: «Un árbol frutal extraordinario». Los árabes y los griegos definían con esta halagadora frase al plátano, cuyas propiedades beneficiosas para la salud se conocen desde hace miles de años. En la India recibía el nombre de «la fruta de los sabios«, ya que, según una antigua leyenda, los pensadores hindúes meditaban bajo su sombra mientras comían de su fruto, símbolo de fecundidad y prosperidad. El plátano es sólo de una de las frutas más consumidas en el mundo entero.

Las personas que están a dieta de adelgazamiento, suelen evitar el plátano por el convencimiento de que engorda, pero con sólo 100 calorías es uno de los alimentos con un gran valor nutricional y no muchas calorías.

La fécula del plátano es difícil de digerir mientras no esté madura y no se haya transformado en azúcar. Ya maduro, el plátano se convierte en un alimento de fácil digestión con mucha fibra soluble. Es adecuado, por lo tanto, para el tratamiento tanto de estreñimiento como de diarrea, mientras que también ayuda a eliminar el colesterol.

El plátano nos puede ayudar a sanar o prevenir numerosas enfermedades y condiciones, haciéndose imprescindible en nuestra dieta diaria. Veamos:

Depresión: Se le atribuyen propiedades benéficas para las personas deprimidas, o con alteraciones nerviosas. La razón es que los plátanos contienen triptófano, un tipo de proteína que nuestro organismo convierte a serotonina, la cual se sabe que nos relaja, mejora nuestro carácter y en general, nos hace sentirnos más felices.

Presión arterial: Por su alto contenido en potasio y bajo contenido en sal, es perfecta para combatir la presión arterial alta.

Poder mental: . Los investigadores han comprobado que el alto
contenido de potasio de esta fruta puede ayudar a los alumnos en sus
estudios, haciendo que estén más alertas y así mejoren su rendimiento escolar.

Estreñimiento: Por su alto contenido de fibra, incluir plátanos en la dieta diaria ayuda a restaurar la acción normal de los intestinos, ayudando a superar el problema sin necesidad de acudir a laxantes.

Acidez estomacal:
Los plátanos tienen un efecto naturalmente antiácido en el organismo, así que si sufres de acidez estomacal, intenta comerte un plátano para sentirte mejor.

Úlceras: Es la única fruta cruda que se puede comer sin problemas en casos de úlcera crónicos. También neutraliza el exceso de acidez y reduce la irritación al cubrir
con una capa las paredes del estómago.

!!!!ORO PARECE, PLATANO ES!!!!

Besos desde mi blog!!!