Tendemos a pensar en los frutos del bosque o bayas silvestres como un capricho o dulce al inicio de la jornada, o como postre después de comer o cenar, pero ¿Porqué limitarse?

frutos3

Cuando la temporada de los frutos del bosque está comenzando (y a un precio sensacional en los mercados), ¿Por qué no mezclarlos con los cereales de la mañana, müesli, tartas o demás productos horneados, o bien añadirlos en sopas, ensaladas, salsas y hasta vincularlos con quesos salados y otros snacks para un aperitivo inesperado? Sí. Son muy apreciados en la gastronomía por el toque de sofisticación que pueden aportar a los platos.

Los frutos del bosque ofrecen mucho más que una fruta de verano y nos ofrecen una gran versatilidad (tanto en la cocina como en nutrientes). Las moras son ricas en vitamina C y manganeso y una buena fuente de fibra dietética. Los arándanos son ricos en vitamina C, vitamina K y manganeso y una buena fuente de fibra dietética. Las frambuesas son ricas en vitamina C, manganeso y fibra dietética…  y así podríamos continuar (más abajo ya hablaré sobre cada una de ellas con más detalle).

fruto2

Elegid frutos del bosque que sean firmes, secos y tengan un color uniforme. Debido a que son altamente perecederos, deben comerse al tiempo (de comerlas) o congelarlas poco después de su compra.

Las cualidades gustativas y medicinales de los frutos del bosque y especialmente de las bayas rojas, como la grosella, el mirtillo y la frambuesa, son famosas desde la antigüedad. No sólo tienen un sabor delicioso sino que son también fuente de belleza para la piel y para la salud.

Contienen vitaminas, minerales y antioxidantes, entre los que cabe destacar las antocianinas (flavonoides) que son las que les proporcionan esos colores rojizos tan peculiares.

Algunas de las bayas silvestres más populares son:

Arándanos. Se pueden encontrar en los bosque húmedos del noroeste de España.  Pueden ser rojos y/o azules. Tienen un sabor un poco ácido, lo que los convierte en un complemento perfecto para tartas, mermelada, helado, sorbetes, etc. Son ricos en flavonoides (antocianinas), vitamina C, K, manganeso y hierro. Provocan una acción tónica, antiséptica y antioxidante (en parte a su alto contenido en fibra). También tienen importantes cualidades antibacterianas de los arándanos rojos: su zumo es un remedio natural contra las infecciones urinarias.

Los arándanos rojos (Vaccinium Macrocarpon) no deben ser confundidos con los arándanos azules (Vaccinium Cyanococcus). Aunque su aspecto físico es muy diferente (los primeros son rojos y los segundos son azules), el hecho de que ambos compartan la denominación española “arándanos” da lugar a muchas confusiones que es importante evitar con el fin de informar adecuadamente al consumidor.

Grosellas. Existen varios tipos de grosellas, pero las más populares son las rojas y las negras. Su característica fundamental es el alto contenido en vitamina C del que disponen, similar al de la naranja o el kiwi (aunque la grosella roja sólo tiene una cuarta parte de la vitamina C que la grosella negra). También son ricas en potasio, calcio, fósforo y hierro. Tienen propiedades digestivas, laxantes y diuréticas.

grolls

Otro error habitual es confundir los arándanos rojos con las grosellas (Ribes Rubrum). Se trata de frutas pertenecientes a distintas especies botánicas y, por tanto, con cualidades nutritivas y organolépticas muy diferentes. A nivel de aspecto físico, las grosellas crecen en racimos, son redondas con un diámetro aproximado de 7-10 mm y de color rojo claro, mientras que los arándanos rojos son ovalados, con una longitud de 1 a 2 cm y presentan un color rojo oscuro intenso.

Fresas silvestres.  (No confundir con los fresones tradicionales). Estas son más pequeñitas y no se cultivan al por mayor. (Su precio es igual de exquisito que su sabor). Contienen hierro, ácido fólico, ácido salicílico y Vitamina C. Poseen una acción depurativa, diurética y laxante. Son aconsejables para el hígado y sistema nervioso.

Moras. Pueden ser rojas y azules. A veces se confunden con la zarzamoras. Las primeras se obtienen de un árbol (la morera), mientras que las zarzamoras se obtienen de un arbusto. Tienen un delicioso sabor.  Son ricas en vitamina C, K, manganeso, hierro y potasio. Las moras suelen comerse al natural. ¿Quién no ha cogido alguna vez moras o zarzamoras en  el campo, comiéndoselas de camino hacia casa? De pequeña, yo lo hacía a menudo… También son muy empleadas en la cocina (tartas, mermeladas y en algunos platos salados).

moras

Zarzamoras. Son las moras que  se obtienen de los arbustos o zarzas. Son ricas en vitaminas A, C, K, manganeso, ácido fólico y potasio. Las hojas de las zarzas se usan en infusión por sus múltiples propiedades y virtudes medicinales.

¿Cuáles son vuestras frutas del bosque favoritas? A mi me gustas todas, aunque tengo una cierta debilidad por las grosellas, los arándanos y las zarzamoras (supongo son un “ancla” que me transportan a mi infancia). Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!!

Besos desde mi blog!!!!

También podéis seguirme a través de Facebook