Ya ha empezado la temporada de las cerezas. (En casa somos fans declaradas de esta deliciosa fruta). Desde mayo hasta finales de agosto podemos disfrutar de su dulce y agradable sabor, además de sus múltiples propiedades:

Diurética: por su alto contenido en agua y potasio, posee un efecto diurético beneficioso en caso de hiperuricemia o gota y litiasis o cálculos renales (facilitan la eliminación de ácido úrico y sus sales), hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.

remineralizante: por su aporte en hierro, calcio y vitaminas A, C  del grupo B.

Laxante: La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) en las personas que tienen diabetes.

Antioxidante: Su color intenso y característico es debido a las antocianinas, unos flavonoides de alto poder antioxidante, que en ellas se encuentra en más concentración que en ninguna otra fruta, con 25 mg por cada 100 g.

La cereza es rica en hidratos de carbono, sobre todo fructosa, aunque su valor calórico es moderado respecto de otras frutas, (aproximadamente 48 Kcal./100gr.), por lo que la hace muy adecuada en dietas de adelgazamiento y como un tentempié saludable a cualquier hora.

La cereza también tiene propiedades que favorecen el cutis. Si os apetece y como uso externo, podéis preparar una mascarilla regenerante, remineralizante y antioxidante 100% natural y casera. Aplastad con un tenedor o cuchara cuatro o cinco cerezas deshuesadas y aplicaros la pasta resultante en la cara a modo de mascarilla durante 5 a 10 minutos. Pasado ese tiempo lavar bien la cara con agua tibia. Ya me explicaréis los resultados!!

¿Y vosotr@s? ¿Tenéis algún truco con las cerezas?

Besos desde mi blog!!!!