Esta tarde he tenido una «sesión filosófica» con una de mis mejores amigas. Junto a ella cada día aprendo algo
nuevo. Las amigas están para dar, recibir, compartir, aprender (sí, ya sé que parece un tópico, pero es así). Desde hace un tiempo estamos escribiendo un libro juntas, por lo que compartimos muchos momentos, anécdotas, vivencias y situaciones «peculiares». Si algún día este libro llega a ver la luz, os garantizo que más de uno temblará, aunque muchos disfrutarán con su lectura. Estoy segura de ello.

Hoy hemos estado hablando sobre el desapego, (a menudo surge el tema).  Precisamente esta tarde nos hemos centrado en las ventajas de vivir libres de cargas y preocupaciones, dándonos a nosotros mismos la libertad para disfrutar de la vida a pesar de nuestros problemas no resueltos.

Nos hemos preguntado qué es el apego: después de ejemplificarlo en varias escenas de nuestro entorno, hemos concluido que el apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz.

Cuando la mente dice: No puedes ser feliz si no tienes tal o cual cosa, o si tal persona no está contigo. No puedes ser feliz si tal persona no te ama. No puedes ser feliz si estás solo. No puedes ser feliz si no tienes un trabajo seguro. No puedes ser feliz si no das seguridad a tu futuro. No puedes ser feliz si no tienes un cuerpo a la moda. No puedes ser feliz si los otros actúan así. Y cuantos mas ‘No puedes», más apegos estás cargando a tu existencia…

Una sola persona puede impedirnos ir a donde queramos llegar. Nosotros.

Para sentirse rico cuenta cada mañana las cosas que posees y que el dinero no puede comprar.

La mejor manera de aprender es enseñar, la mejor manera de recibir es dar, la mejor manera de estar en paz es estar en paz con los demás, la mejor manera de ser amado es amar a los demás, la mejor manera de ser feliz es hacer feliz a los demás, es decir: haz con los demás lo que te gustaría que hiciesen contigo.

 Lo que ocurrió no puede ya ser cambiado. Hay que aceptarlo de una vez por todas y dejar de lamentar lo que no fue.

Lo único que permanece constante es el cambio.  Las mutaciones o cambios son la esencia de la evolución.

La adaptación a los cambios o mutaciones es la clave de la supervivencia.

Las personas no valen por lo que tienen, si no por lo que son.

La felicidad y alegría se consiguen cuando nuestros sentidos: ojos, oídos, gusto, tacto y olfato, juntos a la intuición y la razón, se nutren o entran en contacto con la belleza de la naturaleza y vida: la vida es bella y corta, hay que vivirla intensamente cada uno a su manera.  Es decir, carpe diem: vive el momento.

En definitiva: el desapego es la clave de la felicidad!!!

¿Qué es el apego para vosotros? ¿Y el desapego? 

Besos desde mi blog!!!!