La meditación es una práctica que reporta beneficios psicológicos, espirituales y saludables.

Meditar es una vía para serenar la mente. La mente también puede ser entrenada para que, a nuestro antojo,  pueda vaciarse de problemas, preocupaciones y demás tensiones emocionales. Como si pudiendo apretar un botón de «Switch off», la mente quedase en blanco.

No es fácil llegar a este estado, claro. Pero en la vida, casi nada es fácil. Todo debe «trabajarse» para conseguir los resultados y/o beneficios desesados por nosotros.

A través de la meditación se pueden cosnseguir muchos beneficios  psicológicos derivados de la relajación y del descenso de los niveles de estrés, (el descenso de la tensión arterial, el descenso del ritmo cardíaco, etc.. ).

La gente que suele meditar habitualmente se siente más tranquila, es menos propensa a la ansiedad y a las emociones negativas, pudiendo estar más capacitados para afrontar las tensiones propias de la vida y del ritmo diario.

La meditación no es algo que solamente se pueda hacer sentado sobre una en un almohadón con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas, sino que también se puede meditar de pie, tumbado o sentado en una silla. Todo es proponérselo.

El estado mental, la concentración y la atención en la práctica es mucho más importante que la posición en la que esté nuestro cuerpo.

En realidad, se puede meditar prácticamente en cualquier parte (en un tren, esperando el autobús, antes de asistir a una reunión o a una entrevista, etc.) y en cualquier momento del día, cuando lo necesitemos. Todo es aprender.

Como cualquier otro ejercicio, requiere de una práctica. Cuando más habituados estemos a meditar, más sencillo será para nosotros realizarlo en cualquier lugar y circunstancia.

Otro de los mitos a desterrar, es que meditar solamente se puede realizar en la intimidad y en silencio. Sí, es preferible hacerlo así, sin lugar a duda, pero también se puede aprender a no escuchar el ruido externo y centrarse en la meditación propiamente misma.

Los beneficios de practicar la meditación regularmente son los siguientes:

  1. Se consigue una tranquilidad interior creciente, que se refleja en el exterior
  2. Capacidad para superar el estrés
  3. Más consciencia sobre los procesos del pensamiento.
  4. Desarrollo del pensamiento creativo.
  5. Desarrollo de la memoria.
  6. Fomento de la autocomprensión.
  7. Desarrollo de la consciencia.
  8. Relajación física.

Para aquellos que queráis profundizar más sobre el tema, os recomiendo leer alguno de los siguientes libros:

«Cuerpo sin edad, mentes sin cuerpo» de Deepak Chopra

«Meditación para Dummies» de Stepehn Bodien

«Concentración y Meditación» de Swami Sivananda

«Meditación» de Brian Weiss

¿Y vosotros? ¿Conocéis alguna técnica de meditación? ¿La habéis practicado alguna vez?

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook