En esta época, con el frío y el mal tiempo a la orden del día, es importante cuidar la dieta, para que nuestras defensas estén lo suficientemente altas, pudiéndonos proteger de los resfriados.

Por eso, es importante fortalecer el organismo con una alimentación sana y rica en nutrientes, para así poder enfrentarnos a las enfermedades que se nos puedan presentar. (Más vale prevenir que curar)

¿Os interesa saber cual es las dieta adecuada para incrementar las defensas?

Como siempre digo, los milagros no existen, y no hay recetas perfectas, pero para tener un sistema inmunológico fuerte, la alimentación y unos hábitos de vida saludables son una de las mejores barreras para mantenerse libre de enfermedades de una forma natural.

Algunos puntos a tener en cuenta para potenciar las defensas son:

1.- Tomar diariamente alimentos ricos en vitamina C.: Tiene propiedades antioxidantes y facilita la cicatrización de las heridas. Aumenta la formación de “interferón”, sustancia necesaria para reforzar la inmunidad. Es como una barrera natural contra las infecciones. Esta vitamina se obtiene a partir de los cítricos en general, kiwis, naranjas y cítricos, papaya, tomate, espinacas, pimientos y escaramujo.

2.- Tomar suficiente vitamina A:  Mejora y aumenta las defensa inmunitaria de la piel y de las mucosas en general. Esta vitamina se obtiene de los alimentos ricos en beta caroteno como las zanahorias, espárragos, calabaza, borraja, entre otros. Otras fuentes de vitamina A son los lácteos en general, el huevo (la yema) y el hígado.

3.- Tomar Vitamina E: Es una vitamina conocida por sus propiedades antioxidantes, que aumenta la respuesta inmunológica frente a las infecciones que puedan aparecer. Existen estudios que demuestran que la administración de vitamina E aumentan su respuesta inmunológica. Las fuentes de vitamina E son los aceites en general, de oliva, girasol, soja y los frutos secos, germen de trigo, cereales enteros integrales y vegetales de hojas verdes (en menos cantidad).

4.- Incluir proteínas en la dieta: El aporte diario de proteínas y aminoácidos de origen animal o vegetal es fundamental, ya que buena parte de las defensas que tenemos, están formadas por proteínas (Cuidado con las dietas Express en las que no se toman legumbres, cereales, carnes, pescados, huevos y o lácticos).

5.- Tomar probióticos. Los probióticos aumentan las defensas, estimulan la inmunidad y equilibran la flora intestinal. Yogur, kéfir, o cualquier otro tipo de leche fermentada no deben faltar en nuestra dieta diaria.

6.- Tener unos buenos hábitos de vida. Además de la dieta,  es importante llevar un estilo de vida saludable, ya que también influye en nuestras defensas: dormir y descansar bien un mínimo de seis horas diarias, practicar ejercicio regularmente, no fumar, gestionar el estrés (a través del yoga o la meditación), y como no, tener una actitud positiva!!

¿Y vosotros? ¿Tenéis unos hábitos de vida saludables? ¿Os habéis resfriado? ¿Tomáis suficientes vitaminas y proteínas? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog