O no. Todo depende de si te gusta el sabor del regaliz y disfrutas tomando té, en este caso, té verde.

Mi propuesta para hoy es un té verde con regaliz. Algunas marcas comerciales y diversas tiendas de té ya venden esta mezcla lista para infusión, pero si os animáis a prepararos vosotros mismos un té con esta deliciosa combinación, los pasos que debéis seguir son los siguientes. Veamos:

Necesitaréis té verde del tipo que más os guste o tengáis a mano (yo suelo hacerlo con té verde japonés bancha) y raíz de regaliz desecada molida o en trocitos. También podéis añadir la raspadura de la piel de un limón o naranja.

Ponéis las hojas de té verde y la raíz de regaliz  en una tetera, (tres medidas de té por cada una o media de regaliz), y añadís agua hirviendo (a 100 grados). Añadid la raspadura de limón o naranja.

Dejáis reposar durante tres minutos y coláis la infusión. Para los que os gusten las infusiones dulces, podéis añadir media cucharadita de azúcar moreno, edulcolorante o sveltia (que no os aportará calorías extra).

El té verde tiene propiedades diuréticas, digestivas y depurativas, y es un excelente antioxidante, gracias a su contenido en polifenoles, que también contribuyen a aumentar el metabolismo  basal,  ideal para los que queráis perder peso.

Por su parte, el regaliz en infusión tiene propiedades digestivas y también está indicado cuando se presentan problemas en las vías respiratorias.

Los que tengáis la garganta irritada por los aires acondicionados o ventiladores, quizá este té os puede aliviar un poco.

¿Y vosotros? ¿Habéis probado alguna vez el té, (ya sea negro, rojo, verde, o blanco), con regaliz? ¿Os gusta el sabor del regaliz? ¿Y el del té? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog