La respiración es una parte fundamental en el deporte en general. Si la respiración no es la adecuada, el ejercicio que estemos practicando puede dejar de ser gratificante y volverse contraproducente para nuestra salud.

El diafragma es el músculo que separa los pulmones del estómago. Cuando inhalamos y exhalamos, nuestros pulmones se llenan y vacían de aire como consecuencia del movimiento de los músculos que están a su alrededor (incluido el diafragma).

Para estar seguros de una respiración correcta se debe dividir la respiración en tres partes, bajo abdomen, medio abdomen y pecho.

Muchas personas solamente saben respirar usando el pecho, o sea, la parte superior de los pulmones, haciendo inspiraciones poco profundas que sirven para suministrar el suficiente oxígeno a los pulmones, expandiendo el pecho, pero utilizando los músculos equivocados, ya que al no usar el diafragma, (encargado de expander y contraer las costillas), no se permite que los pulmones se llenen completamente de oxígeno, desaprovechando la toda capacidad pulmonar de los mismos.

Por ese motivo en el deporte de usan dos tipos de respiración:

• intercostal, o respiración torácica (medio abdomen)
• diafragmática o abdominal (bajo abdomen)

En actividades aeróbicas, continuas y prolongadas propias de deportes de resistencia (natación, steps, jogging, etc) debe mantenerse una respiración combinada entre intercostal y diafragmática, relajada y profunda.

No debemos forzar el diafragma, incrementando la frecuencia, ya que nos veríamos obligados a abandonar la actividad a los pocos minutos, debido a la falta de oxigeno.

En actividades anaeróbicas como la tonificación y la musculación, debemos sincronizar la exhalación, y expulsando el aire, con las fases del ejercicio, dándole más importancia que a la inhalación, pero también basándonos en ambas respiraciones, la intercostal y la diafragmática.

En ambos deportes (aeróbicos y anaeróbicos), la exhalación debe de estar asociada con la fase concéntrica del movimiento y la inhalación con la fase excéntrica.

La respiración es algo que se entrena, al igual que el resto de movimientos musculares. El deporte en general, mejora la capacidad pulmonar y nuestras posibilidades respiratorias.

Hay otro tipo de deportes en que se entrena el cuerpo y la mente a la vez. En ellos, la respiración también es fundamental para conseguir sus objetivos.

Por ejemplo, el yoga y el método Pilates insisten en la respiración, pero mientras que en Pilates busca facilitar el movimiento con la respiración, en el yoga la respiración sirve para facilitar la concentración y la relajación. Yoga y Pilates se concentran en una respiración consciente.

El sistema Pilates utiliza la respiración intercostal. Es una manera de respirar en la que se evita expandir el abdomen. Su finalidad es utilizar los músculos del tórax y de la espalda para ampliar la caja torácica lateralmente, para permitir así que los pulmones se expandan.

La razón para no extender el abdomen, es para mantener los abdominales en posición cóncava, ayudando a fortalecerlos, a la vez que la espalda queda protegida.

En cuanto al yoga, se utiliza la respiración para regular el estado mental, las emociones, la concentración, etc. El yoga usa la respiración diafragmática o abdominal, aunque hay ejercicios en la disciplina del Pranayama (yoga de la respiración) en donde se entrena todos los tipos de respiración, en diferentes frecuencias y ritmos, para observar como el aire pasa por las diferentes partes de nuestro cuerpo,(bajo abdomen, medio abdomen y pecho) aprendiendo a tener conciencia de los diferentes tipo de respiración, a la vez que se oxigenan los órganos internos.

El aprender a respirar de la forma correcta en el deporte nos hará sentirnos más sanos, calmados, y
preparados para afrontar situaciones estresantes.

Además le hace a uno sentirse incluso mejor!!!!!!!

Besos desde mi blog!!!!