Siempre que tengo la ocasión me encanta comentar las «bondades» del té verde.  Cada día suelo tomar una o dos tazas. Ahora en verano, con limón o menta y hielo es un delicioso refresco para combatir el calor.

A media mañana, después de comer, o para merendar, un té verde siempre es una sana bebida libre de calorías, (si no le añadís azúcar, claro).

El té verde contiene poderosos antioxidantes (poli fenoles) muy beneficiosos para luchar frente a determinados tipos de cáncer y en la prevención y reducción de los efectos propios del envejecimiento.

Algunos estudios han demostrado que los polifenoles más frecuentes del té verde (denominados catequinas) son más potentes para suprimir los radicales libres que las vitaminas C ó E.

El té verde tiene también unas propiedades medicinales. Algunas de las más destacables son:

1.- Adelgazante: Debido a su alto contenido en polifenoles, aumenta el metabolismo basal, produciendo un aumento del gasto energético, lo que ayuda a perder peso más rápido

2.- Protector del hígado:  Gracias también a sus polifenoles, que contribuyen a proteger la degeneración y enfermedades del hígado.

3.- Diurético: Sus bases xánticas (cafeína y teofilina, similar a la cafeína) ayudan a  eliminar los líquidos corporales superfluos retenidos, por lo que está indicado, en las dietas de adelgazamiento.

4.- Astringente: Resulta útil para cortar diarreas, a la vez que a dosis bajas, tiene un efecto beneficioso para el estómago y sus típicas dolencias.

5.- Hipolipemiante: Es decir, capaz de reducir los niveles de LDL-colesterol (el colesterol malo) y de triglicéridos en sangre, al tiempo que eleva los niveles de HDL-colesterol, (el colesterol bueno).

6.- Anti envejecimiento: Ayuda a  mejorar la regeneración celular, es decir, la capacidad de nuestro organismo de restaurar las células muertas o enfermas por nuevas células en perfecto estado.

7.- Beneficioso para el aparato circulatorio: Reduce el colesterol, fluidifica la sangre y tonifica el corazón, protegiendo contra las enfermedades del corazón.

8. – Estimulante: Por la cafeína que contiene, estimula ligeramente, con lo cual resulta adecuado en aquellos estados de ánimo decaído o en las que se requiere un esfuerzo físico adicional.

9.- Promueve la salud dental: Al suprimir el proceso de formación de placa bacteriana y destruyendo la bacteria que la forma. También ayuda a prevenir la caries dental.

10.- Anti halitosis: Por sus propiedades anti bacterianas es adecuado para eliminar el mal aliento y proteger la boca contra las infecciones que producen inflamación de encías o para tratar llagas de la boca (en enjuagues).

Como uso externo las compresas de té verde son un excelente remedio para los ojos cansados.  Las bolsitas de té, una vez usadas, pueden emplearse como cataplasmas sobre los ojos y para las bolsas que se suelen forman alrededor de ellos, ya que entre otros beneficios, puede rebajar la inflamación y ayuda a descansar a los ojos, siendo muy útil para tratar conjuntivitis, ojos cansados, orzuelos, ojeras, bolsas, etc….

 Os aconsejo poner las bolsitas usadas de infusión (no hace falta que sea té verde) en la nevera o congelador por lo menos una hora, antes de su aplicación.

Como todo, no es bueno abusar del té verde. Después de comer sienta muy bien y no pasa nada por tomar hasta tres tazas al día, ayuda a adelgazar y es un poderoso antioxidante para las células, pero tomado en pastillas o concentrado, en lugar de infusión tradicional, no siempre se consiguen los efectos esperados.

Os recomiendo que consultéis con un profesional de la salud ante cualquier duda o problema.

Por último, quiero puntalizar que consumo del té verde no está recomendado en mujeres embarazadas y niños pequeños, por ser un acelerador metabólico.

Besos desde mi blog!!!