En la época estival los deportes en el agua son muy «refrescantes» e indicados para combatir las altas temperaturas.

Uno de mis deportes de verano es el «aguafit»: una sesión que combina ejercicio cardiovascular y tonificación en el agua.

 Además de refrescar y no sudar, con esta practica deportiva no hay riesgo de sufrir lesiones articulares ya que el agua amortigua los posibles impactos de nuestro cuerpo.

El ejercicio en el agua es ideal para las mujeres embarazadas, ya que éste tiene un Menor peso corporal: un cuerpo medio sumergido en el agua pesa un 75% menos (flota), permitiendo realizar movimientos, giros, saltos, etc. con gran facilidad, menor cansancio y muchos de ellos imposibles de ser realizados en un medio seco.

La práctica de los ejercicios acuáticos, tanto en la piscina como en la playa, aportan una serie de beneficios en el organismo:

Ayuda a tonificar los músculos, favoreciendo la eliminación de contracturas musculares

Ayuda a lubricar las articulaciones (minimizando el riesgo de sufrir lesiones).

Mejora la oxigenación de los tejidos musculares.

Mejora la postura y el trabajo en áreas tan especificas como la espalda, abdomen y piernas, logrando un mayor desarrollo de éstas.

 Mejora la coordinación motriz, ritmo, agilidad y flexibilidad.

Mejora la capacidad respiratoria.

Disminuye el estrés.

La práctica regular del aguafit es una fantástica manera para tonificar el cuerpo sin sudar, en un entorno agradable como es el agua, y lo mejor de todo, con unos magníficos resultados para el organismo.

¿Os animáis a poneros el bañador y a practicar ejercicio en el agua?

Besos desde mi blog!!!