El clima frío y las bajas temperaturas pueden causar estragos en la piel, deshidratándola, resecándola, descamándola y algunas veces (sobre todo las pieles sensibles) enrojeciéndola y dañándola.

Pero es más, el frío, el viento, la lluvia, las calefacciones y la intensa contaminación en algunas ciudades pueden dañar nuestra piel, notando las consecuencias a largo plazo (envejecimiento prematuro es una de los efectos más comunes).

Algunas medidas que pueden a combatir los desagradables efectos del invierno son las siguientes:

Tomar una atención especial a la hidratación y protección de la piel. Usar una crema de día específica para ello es una buena alternativa. La crema debe tener protección solar (en invierno también es necesario protegerse de los rayos solares).

En mi caso, esta semana acabo de descubrir la nueva crema con color Day Wear Sheer Tint Release SFP15 de Estée Lauder, y según mi opinión, realmente es una maravilla. (Luego os explico el porqué).

Usar mascarillas hidratantes, calmantes y descongestionantes (en el caso de las pieles sensibles) os ayudará a aportar un extra de nutrición a nuestro cutis, castigado por la estación fría.

Manos y labios también requieren una protección e hidratación extra. Mis favoritas son: Neutrógena Manos, Euceryn manos, Biomains de Biotherm y  8 hours handcream de Elisabeth Arden. Aunque, para salir del paso y utilizar  “a granel”, la crema para manos Atrix de toda la vida funciona de maravilla.

Para los labios, mis recomendaciones son la crema labial de Korres y la Lip Balm 1 de Kiehl’s, Y para las más osadas o que quieran una protección extra para sus labios,  nada mejor que la crema “glúteo seco”  o Mustela glúteos para bebés.

Sí, no estoy equivocada,  ese fue un truco que me dio la pediatra de mi hija cuando ésta era pequeña. Desde entonces es uno de mis “musts” en el cajón de mi tocador. Es mano de santo!!

Es necesario e importante hidratar el cuerpo con una leche o crema hidratante lociones que contengan humectantes (glicerina, ácido hialurónico y/o urea) y aceites hidratantes (oliva, almendras, argan, etc..)

En cuanto a la higiene, es conveniente utilizar aceites o leches limpiadoras hidratantes faciales y corporales que sean suaves y a poder ser sin jabón. (A este tema ya le dedicaré un post).

También muy importante hidratarse desde el interior, por lo no debéis olvidaros de beber grandes cantidades de agua cada día. (No sólo el agua es para el verano).

Volviendo a la crema hidratante diaria y la nueva crema con color Day Wear Sheer Tint Release SFP15 de Estée Lauder, que me ha dejado maravillada. ¿Queréis saber porqué?

En primer lugar, por su color. La crema es de un color verde  “hospital” (no sé cómo definir su color verdoso). Eso fue mi primer interrogante.

Tuve que volver a mirar el envase para asegurarme de que no me había equivocado de producto.

No, no estaba equivocada. Era la crema correcta. Cuando me la extendí por mi rostro, el color verde desapareció y mi rostro lució un bonito color dorado natural (como por arte de magia!!!).

Teniendo en cuenta que tengo la piel muy blanca, lechosa y sensible, mi tez lució muy “saludable” (como si hubiese tomado ligeramente el solecito). Esa fue mi primera sorpresa.

Mi segunda sorpresa, su textura muy ligera y agradable que no dejó mi rostro nada graso, ni pesado. Sino todo lo contrario, la crema se absorbió en un momento, dejando mi rostro superconfortable y aterciopelado.

Y por último y quizá lo mejor, fue lo bien que lució mi piel durante todo el día. Con muy buena cara, vamos…

Y eso a pesar del frío que está haciendo estos días (mi piel a veces hiper sensible y reactiva en invierno, lo agradeció de muy buen grado).

Después de leer su composición, entendí porque está crema es “casi mágica”: a parte de su factor de protección FPS 15, esta crema contiene un complejo super antioxidante (Vitaminas C y E, y algunas moléculas patentadas por la marca) que contribuyen a para reciclar y regenerar de forma continua la capacidad antioxidante de la piel, neutralizando los daños producidos por los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro en la piel.

Por otra parte, contiene agentes hidratantes como el ácido hialurónico (que actúa como una esponja absorbiendo el agua en la piel) y una combinación de lípidos que reparan y mantienen sellada la humedad en el cutis (evitando la deshidratación cutánea).

En conjunto, todos sus componentes son una inyección de protección e hidratación duradera para la piel, ayudando a prevenir el daño medioambiental que causa la deshidratación en todos los tipos de piel, ya sea grasa, seca o sensible (como la mía).

Es una crema “inteligente”, por lo que el confort en el rostro está garantizado!!

¿Y vosotros? ¿Utilizáis medidas especiales para proteger vuestra piel del frío y del invierno?