Las Umeboshi son uno de los productos más característicos de Japón, así como de las dietas macrobióticas.

Su origen se remonta a unos 1300 años en que llegaron de la China. El fruto -la Umé- es una variedad de albaricoque, aunque comúnmente te la considera una ciruela. La Umé es sometida a un proceso de fermentación con sal y hojas de Shiso que dura varios meses, incrementando su contenido en ácido cítrico, uno de los elementos fundamentales en sus efectos saludables.

La Umeboshi y el Umebol (hablaré de él en otro post) son unos productos naturales que colaboran positivamente a mantener el buen funcionamiento de todo el sistema hepático digestivo y evitan la proliferación bacteriológica indeseable.

Resumiendo, lo acido de la Umeboshi neutraliza el exceso de yang (carne, sal, proteínas), mientras que la sal neutraliza un estado demasiado ácido (yin), originado por excesos de azúcar, cereales refinados y productos lácteos.

PROPIEDADES:

Podemos considerarla un alimento-medicamento con una gran cantidad de propiedades:

Ayuda a restablecer el equilibrio ácido-alcalino.

Favorece el rejuvenecimiento y alarga la vida al generar un medio interno equilibrado.Neutraliza el efecto ácido de la dieta refinada moderna, por lo que resulta esencial para evitar la oxidación celular favoreciendo la regenerador celular.

Mejora la piel. Su efecto desintoxicador evita que el cuerpo trate de eliminar las toxinas por la piel. Acné, bultos de grasa, eczemas, dermatitis, psoriasis, pié de atleta, etc. mejoran considerablemente.

Antibacteriano.

Anti-cansancio. El ácido cítrico metaboliza el exceso de azúcar y lo convierte en energía, con lo que contrarresta el cansancio y la fatiga física y cerebral derivada del exceso de azúcar no metabolizada.

Dolor de cabeza. Al depurar hígado y vesícula evita el dolor de cabeza del tipo biliar.

Gripes, catarros. Sube el sistema inmune y restaura el metabolismo del organismo.

Diarreas y en estreñimiento. ya que regula y estimula el intestino.

Digestiones pesadas. Dolores estomacales y úlceras.

Náuseas, vómitos, acidez son fácilmente contrarrestadas por el efecto hepático-protector de la Umé.

Estimula y restaura el apetito. Remineralizador. Contiene ácido cítrico que neutraliza la acidificación de la sangre y mejora la habilidad del cuerpo para absorber y asimilar el calcio.

Anemia Indicado por su contenido en proteínas, hidratos de carbono, grasas y vitaminas, y de modo especial, calcio, hierro y fósforo.

¿Cómo utilizar el Umeboshi?

Puede consumirse sola o mezclada con otros alimentos, tales como sopas y salsas o ensaladas. Se comercializa entera, en tarros de vidrio o a granel en tiendas de alimentación natural. En pasta es muy práctica para añadir a las salsas. Se conservan largo tiempo en bote de cristal bien cerrado en el refrigerador.

Besos desde mi blog!!!!

 

Fuente: El librito de MIMASA