Seguir una buena alimentación en verano es fundamental para mantener la piel y el organismo en óptimas condiciones.

Cuando hablo de alimentación, me refiero a nutrición más hidratación.  Es imprescindible beber mucho líquido en verano, preferiblemente agua, para evitar que el cuerpo sufra una deshidratación producida por el calor o el sol.

Por otra parte, los estados carenciales de vuestra piel pueden solucionarse con una buena alimentación. Si la epidermis se muestra seca (poco nutrida) o deshidratada (con poca humedad) es interesante que consultéis  a un especialista en nutrición para que decida o bien os oriente sobre los alimentos que necesitáis.

 La piel posee la capacidad de reflejar las sensaciones y los estados de ánimo del organismo, por lo que cualquier desequilibrio corporal queda reflejado en ella.  

En verano, el sol favorece la secreción grasa de la piel, lo que puede inducir a que después del verano  nuestra piel se vea afectada por puntos negros, barrillos y acné, entre otros desarreglos cutáneos.

Para evitar estos  problemas y mantener la piel en forma durante el verano,  es imprescindible comer mucha fruta y verdura, así como beber la suficiente cantidad de agua diariamente.

La sandía y el melón, (los grandes reyes del verano) no deben faltar en nuestro refrigerador  ya que,  sobre todo el melón,  aporta  minerales  (magnesio, calcio y potasio)  y  beta-caroteno que posee gran poder antioxidante.

Los zumos de hortalizas (en especial el zumo de zanahoria) disminuyen las irritaciones y las rojeces en caso de erupciones cutáneas.

El pepino, en las ensaladas o bien en zumo, contribuye  a mantener la piel tersa e hidratada.

El apio y la manzana en forma de zumo (natural) contribuyen a la regulación del movimiento intestinal y a la eliminación de impurezas en la piel.

La vitamina C presente en las naranjas, kiwis, fresas, pomelos, limones, tomates y manzanas combaten con éxito las infecciones de la piel.

Por otra parte, es aconsejable que durante el verano evitéis  los fritos,  rebozados, embutidos y demás alimentos excesivamente grasos.

Y por supuesto, no debéis olvidaros de consumir abundante de agua (de ocho a diez vasos diarios), ya que contribuirá a que vuestra piel y organismo estén debidamente hidratados!!!! 

Besos desde mi blog!!!!