Ayer asistí a una “maratoniana”  master class con uno de mis gurús en yoga. Nos enseñó un simple ejercicio para estimular el timo o la «glándula de la felicidad» (denominada entre los yoghis).

El timo es una glándula que se origina en el embrión y continúa su desarrollo y crecimiento hasta la pubertad. Se localiza entre el corazón y el esternón.

Una de sus principales funciones es la maduración de Linfocitos T hasta la adolescencia.

A partir de entonces suele comenzar su proceso de involución o atrofiamiento, ya que según la comunidad médica, se infiltra por células adiposas, sin llegar a desaparecer, quedando constituido principalmente por grasa, (aunque no siempre es así).

Según la comunidad yoghi, el timo cumple además otras funciones. Basándose en el origen de su nombre (en griego, ‘thýmos’, significa energía vital), el timo regula las emociones y está directamente conectado a los sentidos, la conciencia y el lenguaje.

Crece cuando estamos alegres y encoje cuando estamos estresados o enfermos. Por todo ello se le conoce con el sobrenombre de “glándula de la felicidad”.

Según mi gurú de yoga, un sencillo ejercicio que puede contribuir a mantener el timo activo consiste hacer dos veces al día (mañana y noche), 20 repeticiones de tres suaves y rítmicos golpecitos emulando el latido del corazón, sobre la zona del timo, situada como he dicho antes entre el corazón y el esternón.

No estoy completamente segura de que esto funcione, pero intentarlo no cuesta nada. ¿O  no?.  ¿Pensáis que es una tontería? Voy a investigar más  y ya os contaré….

¿Y vosotros? ¿Habíais oído hablar del timo como glándula de la felicidad? ¿Conocíais sus funciones? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog