Seguro que alguno de vosotros os habréis planteado dejar este hábito tan perjudicial para la salud y el bolsillo.

Otros, quizá lo queréis o lo debéis dejar debido a problemas de salud. (Parrafito dedicado a mi amiga Beatriz que tiene una bronquitis aguda «de caballo», bueno…  más bien «de elefante». En este estado continua fumando: «Bea, déjalo al menos durante una semanita, por favor!!!» ).

Una más que se ha apuntado en el bando de los «no fumadores», es mi hija. Uno de los regalos de Reyes que me ha hecho este año, ha sido el comunicarme que ha dejado de fumar, porque según ella, fumar le sienta mal. (Ya veremos..) Yo, que he sido fumadora y ex-fumadora en varias ocasiones, me apunto a su propuesta: NO FUMAR.

Para aquellos que os hayáis propuesto dejar de fumar, como uno de los logros para este año, algunos consejos para que el “mono” o «deshabituación tabáquica” se os haga más llevadera son:

1.- Haced una lista con las razones a favor y en contra del tabaco y repasadla diariamente si hace falta.

2.- Estableced una recompensa y fecha para ejecutarla, si lográis vuestro objetivo: un viaje, un bolso carísimo, una moto, un tratamiento estético, etc..

3.- Durante los primeros días, vuestra dieta preferiblemente debe ser muy ligera y frugal. (Elegid mucha verdura y fruta, y evitad comidas grasas y pesadas).  De esta manera os será  más fácil evitar las ganas del cigarrillo de después de las comidas, a la vez que evitaréis ganar unos kilos extra.

4.- Bebed agua. Aumentad el consumo de agua diario. Os ayudará a eliminar toxinas y a encontraros mucho mejor.

5.- Aprended a superar el impulso de fumar. Cuando os vengan unas ganas irreprimibles, tomad un caramelito sin azúcar, tipo Smint, Ricola, etc.. o bebed un vaso de agua. No vale comer “gominolas” de azúcar, chocolate o bombones, a no ser que queráis engordar, claro.

Evitad tomar caramelos o chicles de nicotina, son muy caros y  podéis convertiros en adictos a ellos…  Si lográis ganar la lucha de los tres a cinco minutos cada vez que os da el irrefrenable impulso de fumar, acabaréis ganando la batalla.

6.- Sustituir el tabaco por la comida no os llevará a nada, al revés, os culpabilizaréis por los kilos ganados, pudiendo recaer otra vez con el hábito de fumar, cuando queráis empezar a hacer dieta.  Por si estáis a punto de caer en la tentación,  meteos en la cabeza que “Fumar no adelgaza”. Lo que adelgaza es dejar de comer.

7.- Haced ejercicio. Nada mejor que empezar a practicar alguna actividad aeróbica como spinning, natación o correr. Si no estáis en buena forma, empezad de forma gradual con sencillos ejercicios, andando o practicando Yoga o Pilates. La cuestión es moverse.

Pensad que los primeros días son los más difíciles. Tendréis un humor inestable (pero en negativo), quizá pasáis del llanto a la irritabilidad con una facilidad tremenda. Vuestra sensibilidad estará a flor de piel. Pensad en positivo. Una vez que hayáis pasado la primera semana sin fumar ni un cigarrillo, os será más fácil seguir con vuestro propósito: NO FUMAR!!

¿Y vosotros? ¿Os habéis planteado dejar de fumar? ¿O bien ya lo habéis dejado? ¿O no os apetece quitaros del hábito del tabaco?

Besos desde mi blog!!!