¿Quieres perder rápidamente antes de un evento como Navidad o fiestas, unos pocos kilos y lucir una mejor silueta con tu nuevo vestido para estas fiestas?

Antes de todo, piensa con cuidado con qué dieta lograrás este objetivo. Las dietas drásticas y demasiado restrictivas debilitan el sistema inmunológico y hacen que el cuerpo sea más susceptible a los resfriados.

Esto no quiere decir que el otoño y el invierno no sean buenas épocas para iniciar una dieta. Todo depende de la dieta elegida!!!

Una buena dieta o programa para adelgazar debe contener todos los nutrientes en cantidad suficiente para que contribuyan a asistir al sistema inmunológico.

No olvides que un cuerpo bien nutrido es también un cuerpo sano

¿Eres de los que dejaste de hacer dieta porque con el frío necesitas comidas más copiosas? No te auto excuses y empieza a seguir un régimen saludable que contribuya a perder peso (o a mantenerlo) y mantener la salud.

Una dieta rica en nutrientes esenciales que  apoye las defensas de tu propio cuerpo. Con ese objetivo, tendrás una figura visiblemente mejor este fin de año.

A menudo nuestra alimentación durante el otoño y el invierno no es tan ligera como en el verano.  Las ensaladas no apetecen tanto, la variedad de frutas de estación está más limitada y suelen ser más calóricas, pero a pesar de eso, hay múltiples alimentos sanos que pueden contribuir a mantener la báscula a raya.

Para llegar antes de Navidades con una figura mejorada o «renovada», es muy importante no seguir acumulando grasa a través de una cocina abundante.  Se deben poner freno a las calorías extras y hacer una dieta equilibrada para crear una equilibrio energético perfecto, sano y sin efecto yo-yo.

Los grupos de alimentos recomendados en la dieta para perder peso son:

Frutas y hortalizas:

Por supuesto, los requerimientos nutricionales para la salud se vuelven de gran importancia: vitaminas, minerales y otros fitonutrientes proporcionados por la dieta a base de frutas y verduras que tienen tantos  efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico.

La mejor manera de mejorar el sistema inmunitario es incorporar cinco porciones diarias de frutas y hortalizas (eso vale para todo el año).  Una porción puede consistir en:

Una sola pieza de fruta grande (por ejemplo, una naranja, una manzana, un plátano, etc)

Dos piezas o puñaditos de fruta pequeña (por ejemplo,  bayas, uvas, mandarinas, etc.)

Un zumo recién exprimido o un batido de fruta natural (mi batido favorito es de naranja, kiwi y piña).

Una porción de vegetales equivale a  una pieza o ración (por ejemplo, coliflor, coles de bruselas, judías verdes,  pimientos, etc.)

Una fruta como merienda o a media mañana es muy fácil de llevar en un bolso e incorporarla a la alimentación diaria. Es preferible consumir las frutas y verduras de estación, y a poder ser compradas en un mercado tradicional o ecológico (slow food).

A parte de las verduras de temporada  pueden utilizarse verduras congeladas. Todos los tipos de col, ensaladas de invierno, tubérculos, etc.  son necesaria e importantes para ayudar a fortalecer tu  cuerpo y mantenerte delgada – siempre y cuando utilices los trucos de cocina con poca grasa.

Cereales integrales – Fibra

Es necesario añadir la suficiente fibra en la dieta diaria (fibra soluble e insoluble):  Panes integrales, cereales, pasta o arroz integral.

Los cereales integrales no sólo regulan los niveles de azúcar en la sangre, sino que proporcionan minerales y fibra significativamente más saludables que los productos de harina blanca.

Bajar de peso con una alimentación a base de fibra es más fácil: los cereales con fibra sacian más, pudiendo resistir más fácilmente a los antojos . Los cereales integrales son una valiosa ayuda para la salud y la nutrición.

Nueces y semillas (sésamo, etc..)

Contienen valiosa cantidad de ácidos grasos insaturados, incluyendo Grasas omega-3. Esto puede funcionar contra la inflamación. Además, aportan vitamina E y minerales como el zinc, que tiene un efecto de apoyo al sistema inmune.

Sugerencia: espolvorear nueces o semillas de lino al cereal o yogur, elegir panes con semillas de sésamo, incorporar frutos secos sin sal en pequeñas cantidades, hacen una merienda ideal para largas noches de invierno y una comida con gran calidad nutricional.

Probióticos

Comer a diario yogur o tomar una bebida probiótica para reforzar la flora intestinal, ayuda a reforzar el sistema inmunitario.

Los probióticos sólo pueden funcionar de manera óptima cuando se toman diariamente. Estas son las bacterias que colonizan la flora intestinal y por lo tanto influyen en el sistema inmune de manera positiva.

Alimentos «calientes»

Preparaciones con verduras, pescados  y carnes magras “calientes” ayudan a calentar el alma y el cuerpo. Incluso con abundantes porciones tú puedes perder peso – en realidad la alimentación preparada de manera saludable (al vapor, a la brasa, hervido, etc..) , puede ayudarte a quedar satisfecho.

Para ayudar a calentar el cuerpo, nada mejor que una sopa, crema o consomé de verduras o pollo. Además de calentar, ésta proporciona muchos nutrientes tan necesarios para el organismo.

¿Y vosotros? ¿Queréis estar “en línea” para estas Navidades?