Los ojos son la parte más importante de nuestro rostro, lo primero que se ve. Por ello, una mirada envejecida puede aportar un aspecto triste y apagado a nuestra imagen.

Una mirada se empieza a ver envejecida y de aspecto triste cuando la piel del párpado y del contorno de ojos se va “desinflando” a causa del paso de los años. Es entonces cuando la piel se descuelga, sobre todo el lateral, y la piel del párpado inferior se arruga y cuartea.

El Dr. José González Vidal, oftalmólogo, especialista en cirugía plástica ocular de la Clínica Miestetic, experto en recobrar las miradas tristes y llenarlas de luz y de vida gracias a sus tratamientos de última generación adaptados a cada caso, nos resume en que consisten los últimos tratamientos estéticos oculares para eliminar las bolsas, ojeras, párpados caídos y flacidez, o bien rellenar dónde sea necesario:

Beflaroplastia (cirugía ocular). Es rápida, sin dolor y sin cicatrices gracias a la microcirugía. El Dr. José González Vidal utiliza la microcirugía ocular para el tratamiento de los párpados y las ojeras, “gracias a la microcirugía las heridas son más pequeñas que con la cirugía tradicional y sin cicatrices en el párpado inferior, por lo que la recuperación es más rápida y con menos posibilidad de complicaciones que con otras técnicas” nos explica el Dr. González Vidal.

Mediante la microcirugía se elimina por un lado el exceso de piel del párpado superior, dejando un párpado despejado y con una piel firme. Por otro lado, en la misma intervención o como tratamiento independiente, se elimina el exceso de grasa de las ojeras haciendo que éstas desaparezcan.

El tratamiento se realiza previa aplicación de gotas de colirio anestésico en los ojos y anestesia local. La duración son sólo unos 20 minutos en el caso de los párpados superiores y 40 en el caso de intervenir en los superiores e inferiores.

Tanto durante la intervención como después, el paciente no nota ningún tipo de molestia” nos aclara el Dr. González Vidal, “la paciente se puede ir a su casa inmediatamente después, realizando un control médico al cabo de una semana”.

Como recomendaciones post tratamiento, sólo es necesario aplicar hielo las primeras 24 horas y un colirio antibiótico durante una semana. Pero se puede volver a la actividad normal en sólo 48 horas, sin ser necesario reposo.

Beflaroplastia no quirúrgica Tridimensional (3D). Esta técnica se utiliza en aquellos casos en los que hay poca flacidez y pocas bolsas. En estos pacientes, el doctor inyecta grasa propia o ácido hialurónico y vitaminas, para retensar la piel del párpado superior o eliminar las bolsas y ojeras leves.

Este tratamiento también se recomienda para la proyección anterior del párpado, recolocando la grasa o infiltrando productos como el ácido hialurónico en las zonas dónde hace falta. Es el caso del contorno de ojos cuando aparecen las patas de gallo.

La intervención de los párpados inferiores se suele realizar en gente muy joven, a partir de los 30 años y es una intervención muy frecuente también en hombres. Los parpados superiores, en cambio; suele ser más habitual sobre todo en pacientes a partir de los 40 años y mayoritariamente en mujeres.

¿Y vosotros? ¿Estáis preocupados por vuestra mirada? ¿Tenéis ojeras permanentes? ¿Patas de gallo? ¿O algún otro problema que creáis que entorpezca a la belleza de vuestro rostro?