La cola de caballo (nombre latino: Equisetum arvense) o también conocida como “sílica vegetal”, es una planta arbustácea muy utilizada en fitoterapia por sus propiedades benéficas.

Una de ellas es que es diurética. A partir de ese beneficio se desprenden buena cantidad de los otros. Debido a sus efectos sobre los riñones, se la indica, tanto para remediar la retención de líquidos general o localizada, como para otros problemas genitourinarios en los que sería necesario aumentar la diuresis (p.e. cistitis, uretritis)

Gracias a su riqueza en mineral sílice (componente fundamental del tejido conjuntivo que forma el cabello, la piel y las uñas) se la suele emplear con frecuencia para aumentar y mejorar el aspecto del cabello y las uñas.

Sus cualidades diuréticas que contribuyen a eliminar el exceso de líquidos en el cuerpo, también ayudan a perder peso en agua, no en grasa, por lo no se suele usar como planta para adelgazar, aunque al comienzo de los regímenes adelgazantes, puede ayudar a eliminar toxinas, lo cual ayuda a recuperar el equilibrio corporal, influyendo  favorablemente para eliminar el sobrepeso.

Algunas de las posibles aplicaciones de la cola de caballo son:

– Retención de líquidos

–  Crecimiento y fortalecimiento del cabello y uñas

– Mejora de la textura e integridad de la piel

– Hipertensión arterial

– Como ayuda en las dietas de adelgazamiento (para eliminar toxinas)

La cola de caballo se puede tomar en infusión, o bien en extracto o polvo de hierba (en cápsulas).

En cuanto a la dosificación, es conveniente consultar a un profesional de la salud o especialista, para que os asesore debidamente.

Pero cuidado, no se recomienda en casos de enfermedades cardíacas o renales graves, a menos que sea aconsejado por un especialista.

¿Y vosotros? ¿Conocíais las propiedades benéficas de la cola de caballo?