El té rojo o Pu-Erh es conocido por sus múltiples propiedades, entre las cuales cabe destacar su acción “devoradora de grasas”, ya que el té rojo tiene la capacidad de acelerar el metabolismo del hígado, (reduciendo los niveles de grasas y colesterol en sangre).

No tiene ninguna sustancia negativa para el organismo, y al ser una bebida muy baja en ácidos tánicos, las personas con el estómago delicado la pueden beber sin problemas, es más se beneficiarán de ello, ya que mejora las digestiones pesadas.

El té rojo se puede tomar solo o combinado con té verde, blanco o alguna otra infusión. Su sabor puede resultar un poco soso e insípido. Si ese es vuestro caso, podéis aromatizarlo con un poco de raspadura o rodajita de limón o naranja. Notaréis la diferencia.

Los beneficios de la bebida de  los antiguos emperadores chinos, son muchos y destacados:

·      Elimina el sobrepeso, fundamentalmente el producido por una mala alimentación.

·      Favorece la digestión de comidas ricas en grasa.

·      Disminuye los niveles de grasa es sangre.

·      Disminuye triglicéridos y ácido úrico hasta en un 66%.

·      Disminuye los niveles de colesterol en sangre.

·      Desintoxica y activa el metabolismo hepático.

·      Contribuye a proteger el hí­gado y el bazo.

·      Tiene propiedades diuréticas.

·      Ayuda a regular el tránsito intestinal.

·      Preserva de infecciones y posee efecto bacteriostático.

·      Refuerza nuestro sistema inmunológico.

·      Contribuye  a eliminar la fatiga.

¿Y vosotros? ¿Os animáis a tomar una taza de Té Rojo? Ahora con el frío apetece tomar una infusión calentita ¿Verdad? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog o en mi blog

Besos desde mi blog!!!