Captura de pantalla 2013-10-07 a la(s) 22.26.57Dentro de los entrenamientos de alto impacto (running o carreras, spinning, body combat, body pump, natación en series, o cualquier otro ejercicio que requiera de un gran esfuerzo muscular), es siempre es necesario realizar unos ejercicios de estiramiento como calentamiento muscular antes de empezar a entrenar, así como otros de enfriamiento, una vez acabado el entrenamiento. ¿Queréis saber por qué?

Los estiramientos sirven para preparar y calentar los diferentes grupos musculares, tendones y cartílagos que se van a ejercitando con los ejercicios. Su principal objetivo es reducir la tensión generada con el movimiento, proteger y mantener la flexibilidad de los músculos.

Estirar debidamente después del ejercicio es necesario para ayudar a arrastrar parte de los productos metabólicos finales (entre ellos el ácido láctico) que se acumulan en el organismo durante el entrenamiento.

Con cinco minutos antes de empezar a entrenar, y otros cinco minutos después de realizar el ejercicio físico, será suficiente para obtener el efecto benéfico de los mismos. Para ejemplo, un botón. A continuación podéis ver una adaptación del Saludo al sol en yoga, aplicado como tabla de estiramientos después de una carrera de 10 km:

Cuando se realizan ejercicios aeróbicos y anaeróbicos de alta intensidad, (ya hablaré de ellos en otro post), el ácido láctico se acumula en los músculos y en la sangre. Si la intensidad del ejercicio se mantiene durante mucho tiempo (por ejemplo realizando varias sesiones seguidas de ejercicio intenso) la cantidad de este acido se mantiene, se puede llegar a la fatiga muscular total. (Y como lógicamente comprenderéis eso no es nada beneficioso para el organismo).

Captura de pantalla 2013-10-07 a la(s) 22.26.12Captura de pantalla 2013-10-07 a la(s) 22.27.41

Por eso, se aconseja dejar pasar 48 horas entre dos sesiones de ejercicios de alta intensidad, para que los músculos y el organismo puedan recuperarse debidamente.

Pero ello, no quita durante este tiempo, se puedan realizar alguna sesión de baja intensidad o mejor, de estiramientos, que ayudarán a eliminar el exceso de lactacto acumulado en los músculos. (En mi caso, suelo combinar ejercicios de alto impacto (running por ejemplo) con natación a ritmo muy suave (para recuperarme del esfuerzo) y para terminar, nada mejor que unos diez minutos de estiramientos o una sesión de yoga.

Realizando dos o  tres sesiones de estiramientos o streching a la semana, contribuiréis a aumentar la extensión, la flexibilidad, a la vez que ayudaréis a reducir la tensión muscular y ejerciendo un efecto de relajación.

A parte de las sesiones de estiramientos, suelo recomendar alguna de estas prácticas deportivas: Pilates, Yoga o Yoguilates, ya que en ellas, además de estirar el cuerpo, se tonifica la musculatura y se entrenan la mente y las emociones, sobre todo en el caso del yoga.

Captura de pantalla 2013-10-07 a la(s) 22.26.27¿Y vosotros? ¿Practicáis ejercicios de estiramientos? ¿Tenéis la costumbre de estirar, antes y después de los entrenamientos físicos? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!!

Besos desde mi blog!!!!

También podéis seguirme a través de Facebook