Las uñas son unas de las partes más visibles de tu cuerpo, ya que forman una parte muy importante de las manos. 

Al gesticular con las manos, cuando hablas, saludas, o al realizar cualquier actividad de la vida cotidiana las estás mostrando.

Unas uñas cuidadas y bonitas pueden ser muy atractivas y sensuales, aunque unas uñas descuidadas, sucias o «comidas»  pueden arruinar tu imagen. 

 Si no quieres que eso ocurra, empieza a cuidar de tus uñas, de la misma manera que cuidas de tu ropa, maquillaje o peinado. Unas uñas bien arregladas dicen mucho de un@ mism@.

Unos consejos para tener unas uñas bonitas y atendidas son:

Después del baño o la ducha siempre masajea las manos con una crema hidratante y presta especial atención en las cutículas.

Elimina a diario la suciedad que se acumula debajo de las uñas.

Acostúmbrate a hacerte la manicura una vez a la semana. Puedes hacértela tu mism@ en casa (de ello ya hablaré en otro post). No es necesario acudir a un centro de belleza.

 Cada noche antes de irte a dormir, masajea tus manos durante un par de minutos con una crema específica para manos (Biomans de Biotherm, Argane de Galènic, Crema reparadora al aceite de oliva de Activa o Crema Neutrógena para manos son algunas de mis preferidas).

Utiliza guantes de goma cuando estés en contacto con detergentes (al lavar los platos) o al hacer la jardinería (las uñas sucias por la tierra dan muy mal efecto).

Si tus uñas tienden a oscurecerse (por fumar por ejemplo), aplícate sobre ellas mediante un masaje, zumo de limón o mejor todavía, con aceite de limón.

Si tus uñas se rompen fácilmente, aplícate un tratamiento endurecedor (lo puedes encontrar en perfumerías, farmacias y parafarmacias).

Si tus uñas están secas, masajéalas con aceite de oliva o almendra. Notarás los resultados.

Antes de aplicarte un esmalte para uñas, ponte un esmalte protector para proteger la uña y de paso ayudar a que el color quede fijado durante más tiempo. (Es mejor eso que aplicar varias capas una encima de otra). 

No abuses de lacas de uñas y a poder ser elige las que sean de calidad y de larga duración. (Por ejemplo: Le Vernis de Chanel, Dior, La Roche-Posay, Clarins, Kenzo, Revlon, Yves Saint Laurent)

 El quitaesmalte ha de ser rico en sustancias oleosas y no contener acetona (no utilices quitaesmaltes agresivos), ya que dañan la capa que protege las uñas, resecan la cutícula y amarillean los dedos.

¿Y tú? ¿Cómo cuidas de tus uñas? ¿Tienes algún «truquillo» que quieras compartir conmigo? 

Besos desde mi blog!!!