El rostro es, en la mayoría de casos, la carta de presentación de uno mismo y de su edad.

Aunque seamos o nos sintamos jóvenes, a partir de cierta edad, la flacidez que puede aparecer en la parte media e inferior de la cara nos aportará una imagen más envejecida, sumándonos más años de los que realmente tenemos.

La piel se mantiene joven, tersa y con un aspecto saludable gracias a la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico. Aunque sea difícil de creer, a partir de los 25 años, la disminución de estas sustancias llega a un 70%.

El paso de los años además de disminuir el grosor de la piel, reduce la cantidad de producción de colágeno y elastina, lo que provoca la aparición de las temidas arrugas, los pliegues y el descolgamiento de la piel. En definitiva aparece la flacidez facial” nos explica la Dra. Natalia Ribé especialista en Medicina Estética.

Para conseguir combatir la flacidez facial leve o moderada del tercio medio o inferior del rostro, la Dra. Natalia Ribé, Directora del Institut Dra. Natalia Ribé, recomienda el Tratamiento Inductor de Colágeno. Con este tratamiento se conseguirá redefinir el contorno del óvalo facial y suavizar las arrugas de las mejillas sin añadir volumen.

El Tratamiento Inductor de Colágeno consiste en la inyección de un compuesto a base de partículas de beta fosfato tricálcico que se encuentran suspendidas en un gel de ácido hialurónico. La Dra. Natalia Ribé realiza, mediante su técnica personal, las punciones en el tercio medio o inferior del rostro, dónde se observa la flacidez. Para reducir las molestias mínimas del pinchazo puede aplicarse anestesia tópica.

El ácido hialurónico producirá un efecto tensor inmediato gracias a su capacidad de rehidratar la dermis y aportará tersura y suavidad a la piel.

Además, se conseguirá  un efecto gradual y progresivo, ya que en las siguientes dos semanas el beta fosfato tricálcico habrá comenzado a estimular células responsables de la formación de nuevo colágeno y elastina (los fibroblastos), consiguiendo un proceso natural de regeneración facial.

Así, la Dra. Natalia Ribé apuesta por la naturalidad de este protocolo: “recomiendo este tratamiento inductor de colágeno para la flacidez del tercio medio e inferior del rostro, ya que la piel adquiere una mayor tersura y firmeza sin perder la naturalidad en la expresión”.

Se recomiendan entre dos y tres sesiones, dependiendo del caso, espaciadas entre 4-6 semanas. Aunque los efectos de este tratamiento son inmediatos, los resultados máximos se observan a los 2 ó 3 meses después de la primera sesión, durando sus efectos hasta un año. No tiene efectos secundarios.

Lo único que puede producirse es, como ocurre con cualquier inyección, un pequeño hematoma o enrojecimiento alrededor de la zona dónde se ha efectuado la inyección.

Este tratamiento puede realizarse a partir de los 35 años y todos los pacientes a los que se les realiza el tratamiento notan los efectos y se encuentran mucho más a gusto con su aspecto.

¿Y vosotros? ¿Habéis empezado a notar el paso de los años en vuestra piel? Llegado el caso, ¿Os animaríais a realizar un tratamiento inductor del colágeno como el que propone la Dra. Natalia Ribé? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog

Precio del Tratamiento Inductor de Colágeno de la Dra. Natalia Ribé: desde 600 Euros.

www.institutnataliaribe.com