¿No os ha pasado alguna vez que os habéis sentido muy pesad@s como si por arte de magia hubieseis engordado un par de kilos en unas horas?

Pesadez, malestar general, piernas, tobillos y/o abdomen más hinchados de lo habitual, pueden ser  síntomas originados por la retención de líquidos en el cuerpo. Este problema es más habitual en las mujeres que en los hombres, debido a los cambios hormonales entre otras causas.  Algunos de los factores que puede provocarla son:

Una dieta con exceso de sal, picantes, alcohol y alimentos procesados (ojo con la comida china y el glutamato sódico contenida en ella).

Alteraciones hormonales  (ciclos menstruales, embarazo, climaterio, menopausia).

Algunos problemas hepáticos, cardiacos o renales.

El uso de algunos medicamentos.

Utilizar ropa demasiado ajustada que empeora la circulación.

Una vida muy sedentaria.

Permanecer muchas horas de pie.

El calor y la humedad excesivos.

Con un tratamiento adecuado se puede solucionar este problema de salud. (Es aconsejable visitar un médico para que determine el origen del trastorno y determine el tratamiento a seguir).

 

Si el problema es transitorio o está producido por causas externas, bastará con unos cambios en la dieta y en los hábitos diarios para recuperar los niveles óptimos de líquido en el organismo.

La toma de ciertas sustancias naturales también pueden ayudar a eliminar líquidos retenidos. Algunos de los más recomendados son: el diente de león, la cola de caballo, la fumaria,  la cebolla, el perejil, la achicoria, el saúco, el té verde y el té rojo.

Las pautas dietéticas a seguir para prevenir la retención de líquido son:

Reducir la sal y los alimentos que la contengan en gran cantidad: conservas, ahumados, quesos (excepto los quesos sin sal) embutidos, curados, pastillas de caldo, sopas y purés comerciales, galletas saladas, biscotes y pan con sal, etc.

Aumentar el consumo de verduras  y frutas. (5 raciones diarias).

Optar por los hidratos de carbono complejos (pan, pasta, arroz).

Beber al menos 8 vasos de agua (a poder ser fuera de las comidas).

Por otra parte, realizar alguna actividad física diaria os ayudará a activar la circulación y a eliminar toxinas y líquidos.

Besos desde mi blog!!!!