Exfoliantes caseros para embellecer la pielSí o sí, es conveniente exfoliar la piel del rostro y cuerpo regularmente. ¿Pero? ¿Por qué? Además de limpiar la piel en profundidad, remover las células muertas y eliminar la suciedad que queda acumulada en la piel, (a pesar de la limpieza de todos los días), mediante la exfoliación promovemos la regeneración de células nuevas, activamos la circulación, suavizamos la piel, la fortalecemos y la proveemos de belleza y elasticidad.

¿Os parece poco?

Creo que son suficientes motivos para animaros a realizar una vez a la semana este ritual de belleza y limpieza profunda. No hace falta gastarse fortunas en cosméticos exfoliantes (bueno, si os apetece, claro que podéis!!), pero estoy segura que en vuestra cocina encontraréis los ingredientes adecuados para ello.

Mi propuesta para hoy son tres exfoliantes caseros y superefectivos, uno a base de sal gorda, otro con azúcar y el último con avena en polvo.

Exfoliantes caseros para embellecer la pielExfoliante a base de avena en polvo y yogur.

Este exfoliante es ideal para las personas que tengan la piel grasa (rostro y escote). Se mezcla un yogur natural con dos cucharadas de avena en polvo. Se masajea  cara, cuello y escote con la mezcla y mediante un suave movimiento circular. Pasados unos pocos minutos se enjuaga la con agua templada.

Exfoliante con sal gorda y aceite de oliva.

Esta mezcla está indicada para las personas que tengan la piel seca (rostro y cuerpo). Poned en un bol seis cucharadas de aceite de oliva, tres cucharadas de sal gorda. (Si la exfoliación es corporal, quizá os hará falta un par más de cucharadas de aceite y uno de sal gorda). Humedeced la piel previamente y aplicad la mezcla en la piel mediante masajes circulares durante unos minutos. Aclarad con agua caliente.

Exfoliante a base azúcar moreno y de gel de baño.

Este exfoliante es excelente para pieles grasas con granitos en espalda, brazos y/o piernas, ya que ayuda a secarlos. Los porcentajes que se utilizan para esta mezcla son de una cucharada de gel por una cucharadita de azúcar. Para el rostro y personas con la piel delicada o atópica es mejor emplear un gel sin jabón (tipo Atoderma). Se masajea el rostro y cuerpo durante unos pocos minutos y se retira con agua caliente.

En todos los casos, es aconsejable aplicar el exfoliante con la ayuda de un guante de crin. Después de una ducha para eliminar los restos, la piel estará preparada para recibir una buena crema o leche hidratante. Y ya me contaréis!!!

Exfoliantes caseros para embellecer la piel¿Y vosotros? ¿Soléis aplicaros exfoliantes corporales? ¿Los compráis listos para usar o los preparáis en casa? ¿Cuáles son? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook