Una de las frutas características del otoño e invierno es la uva. Rica en agua (80%) y en azúcares, (hasta un 16% aproximadamente), razón por la cual se ganó en su día una supuesta mala fama, sobre todo en algunos regímenes para adelgazar que, junto a los higos y el plátano, recomendaban evitar estas tres frutas. Pero los tiempos han cambiado y las recomendaciones en nutrición también…

La uva fresca tomada con moderación (y sin abusar) no engorda. Esta aporta unas 60 calorías por cada cien gramos para el alimento fresco, aunque si hablamos de uvas pasas, las calorías se disparan, pudiendo llegar a más de 260 por 100 gramos debido a su alta concentración de azúcares (Ahí mejor que abstener su consumo si se quiere perder peso).

Las uvas aportan vitaminas del grupo B, y C, y en menor cantidad betacaroteno, y minerales como calcio, hierro, magnesio, fósforo y potasio.

Aceite y fruta con uva: salud y belleza en la mesaGracias a la acción de la glucosa (azúcares) y las vitaminas que contiene, la uva es muy aconsejable en casos de fatiga, anemia y estrés físico (atención runners) y mental, (siendo una fruta ideal para los niños, estudiantes, jóvenes y personas de la tercera edad).

Su gran cantidad de sustancias antioxidantes (resveratrol, flavonoides y taninos, entre otros) refuerzan las defensas de nuestro organismo y contribuyen a retardar el envejecimiento. Pero eso no es todo:

La presencia de resveratrol la convierte en una fruta con propiedades para prevenir ciertas dolencias. (El resveratrol tiene propiedades antiinflamatorias y tiene efectos sobre el metabolismo de los lípidos. Protege al corazón al reducir el nivel de colesterol, además de sus propiedades antioxidantes).

Aceite y fruta con uva: salud y belleza en la mesaLa gran cantidad de agua y fibra que contiene la convierte en una fruta muy depurativa (ideal para dietas détox).

Ayuda a combatir el estreñimiento (es recomendable comerla sin pelar y con pepitas).

Las uvas no son perjudiciales si no se toman en exceso. Solamente deben evitarlas, (debido a su alto contenido en glucosa), las personas que tengan problemas de diabetes, o por recomendación médica.

La forma más frecuente de tomar la uva es cruda, como postre y bien madura. Es fundamental extremar la higiene y lavarlas antes en abundante agua. Puede combinar bien con algunas carnes, quesos y pescados no grasos, y con otras frutas. Por ejemplo, manzanas, peras, melocotones, fresas, kiwis, ciruelas, plátanos, etc. Se utiliza también en ensaladas, zumos, licores, tartas, flanes y confituras.

Aceite y fruta con uva: salud y belleza en la mesaPor otra parte, y para aquellos que queráis ir más allá con la uva, quizá estaréis al tanto sobre el  aceite de pepitas o semillas de uva  es un aceite vegetal procedente de las semillas (o pepitas) de la uva. Su proceso de extracción puede realizarse por dos métodos: el químico (nada recomendable), o bien mediante el prensado en frío de las semillas o pepitas (el más aconsejable por supuesto).

Su alto contenido en ácidos grasos esenciales, Omega 6 y Omega 9, así como vitamina E y otros antioxidantes, hacen de este fluido un maravilloso “elixir de belleza”.

Además de su uso en la cocina (sí, en un aceite ideal para ser empleado en frío sobre todo para preparar vinagretas y macerar algunos alimentos), también se emplea en cosmética para nutrir, suavizar y regenerar la piel.

Aceite y fruta con uva: salud y belleza en la mesaComo todos los aceites esenciales, puede ser utilizado directamente en la piel como humectante e hidratante, y a diferencia de otros aceites, el de semilla de uva se absorbe rápidamente, es más mucho más ligero y no deja residuos en la piel.  (Un masaje con aceite de semilla de uva es un regalo para la piel, ya que la deja tersa, fina, suave y nada grasa). Además, ayuda a estimular los tejidos encargados de regenerar la piel y acelera el proceso de curación de heridas.

Tiene un efecto “anti-edad”, ya que ayuda a minimizar las arrugas de la piel, y a mantener el colágeno y la elastina, evitando la flacidez (causa del efecto del paso del tiempo, temido por muchas de nosotras) favoreciendo una piel más tersa, luminosa y joven.

Se puede encontrar en parafarmacias (yo suelo comprar la de ArkoEsencial, ya que su relación calidad precio es excelente), pero también podéis adquirirlo en algunas herboristerías, tiendas de especialidades de comida saludable.Aceite y fruta con uva: salud y belleza en la mesa

Cuando vayáis a comprarlo, fijaros bien en los ingredientes (100% Vinis vinifera seed oil) y que su elaboración sea mediante prensado en frío.

¿Y vosotros? ¿Os gusta la uva? ¿Cómo y cuándo soléis tomarla ¿Habíais oído hablar de las propiedades del aceite de semillas de uva? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook