Gracias a varios de los lectores habituales de mi blog, pude conocer las maravillosas propiedades de Licoleum, un aceite de oliva virgen extra de Extremadura al que han añadido licopeno del tomate (extraído  sin usar agentes químicos ni disolventes).

De esta manera se consigue una simbiosis entre los componentes de los ingredientes principales.

Por una parte, los compuestos fenólicos presentes en el aceite de oliva reportan efectos beneficiosos frente a enfermedades cardiovasculares y por otra parte, el licopeno, carotenoide que representa del 80 al 90 % de los pigmentos del tomate, actúa como un potente antioxidante , además de ejercer un efecto preventivo en enfermedades crónicas relacionadas con el estrés oxidativo, los radicales libres y otros agentes externos producidos por la polución, estrés, tabaco, etc

Un reciente estudio realizado por  el Departamento de Fisiología (Grupo de Neuroinmunofisiología y Crononutrición),  de la Facultad de Ciencias, Universidad de Extremadura (Badajoz  – España), llegó a la conclusión de que el aceite de oliva virgen enriquecido con licopeno mediante una técnica basada en la solubilización directa de licopeno en el aceite sin usar disolventes orgánicos u otros agentes químicos intermedios, es una fuente natural de antioxidantes con demostradas propiedades beneficiosas sobre el organismo

Además de eso, el consumo regular de aceite de oliva más licopeno (licoleum) es beneficioso para:

Prevenir el envejecimiento y algunas enfermedades degenerativas (degeneración macular, osteoporosis o algunos tipos de cáncer).

Contribuir a la salud cardiovascular.

Aumentar las defensas y reforzar el sistema inmunológico.

Ayudar a combatir la infertilidad masculina y incrementar la calidad del esperma.

Mejorar la calidad de la piel, aportándole nutrientes que la embellecen, siendo eficaz para nutrirla y prevenir las arrugas y la flacidez.

Es un excelente complemento alimenticio para niños, deportistas y personas de la tercera edad.

Licoleum puede tomarse sobre una rebanada de pan o tostada, o bien como aliño a la ensalada o cualquier plato que se desee, pero su sabor es tan agradable, (pero tanto) que yo lo tomo directamente (como si de un jarabe se tratase). Una cucharada o 20 gramos diarios son suficientes para obtener  todos sus beneficios.

Por el momento, Licoleum solamente se puede comprar (PVP 6,95 euros) en algunos comercios de Extremadura, o directamente a través de su página web www.licoleum.es, pero afortunadamente creo que en breve se comercializará en los supermercado o tiendas gourmet de una cadena de grandes almacenes muy conocida por todos. (Ya os mantendré informados).

¿Y vosotros? ¿Habíais oído hablar de Licoleum y de sus beneficios? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog