Los tres ingredientes de este “té especial”, ideal para combatir los síntomas del resfriado y para reconfortarse del frío de estos días, son los siguientes:

Jengibre fresco

Zumo de limón recién exprimido

Miel

El limón además de su alto aporte en vitamina C, gracias a sus componentes “fitoquímicos” es un excelente antioxidante y depurativo.

Además, ayuda a fluidificar la sangre y a aumentar el número de glóbulos blancos, los cuales combaten y previenen infecciones, siendo un remedio natural para el sistema inmunológico.

El jengibre y la miel también tienen propiedades antisépticas y estimulantes del sistema inmunológico.

A parte del jengibre, la miel y el limón, se necesita una tetera y un termo (aproximadamente de tres cuartos de litro), para mantener la infusión caliente.

Los pasos para preparar este té son los siguientes:

Llena una tetera de agua y ponla  a hervir.

Mientras tanto, ralla un trozo de aproximadamente una pulgada (o dos dedos) de raíz de jengibre fresca e introdúcelo dentro del termo.

Exprime un limón (o dos, si tiene poco jugo) y viértelo en el termo.

Añade un par o tres de cucharadas de miel.

Cuando el agua esté hirviendo, añádela en el termo.

Cierra el termo con su tapa y deja reposar la infusión durante veinte minutos.

Pasado ese tiempo, filtra el té y ya está listo para tomar!!

¿Y tú? ¿Preparas alguna “infusión especial” para combatir los resfriados? Estaré encantada de leer tus comentarios en mi blog