Cuando enciendas una barrita de incienso su aroma sutil te envolverá.

Es un ambientador natural que te ayudará a relajarte, concentrarte o simplemente crear una atmósfera cálida en tu hogar para compartirla con tu familia, tus amigos o para conectarte contigo mismo.

Su aroma puede mejorar tu creatividad, aumentar tu receptividad y ayudarte a despertar al aquí y ahora. Puede traer paz y armonía para ti y tu hogar o simplemente crear un espacio confortable.

 Algunas fragancias te gustarán más para la mañana, otras serán las elegidas para la noche, y otras dependiendo de la situación en la que te encuentres en ese momento: leyendo un libro, escuchando música, practicando yoga, charlando con amigos, etc…. Tus fragancias se convertirán en una parte íntima de ti y tu espacio elegido en ese momento.

 En Japón la práctica de quemar incienso coincidió con la introducción del budismo en el Siglo VI. Se convirtió en una elaborada y sutil cultura que pasó de los templos a la corte del emperador y la nobleza. Es una de las grandes tradiciones de Japón.

 Hoy se usa el incienso como parte de una cultura universal de armonía y bienestar. Pero, cuidado, no todos los inciensos que hay en el mercado son de origen o siguen el método de fabricación japonés.

Evitad los inciensos sucedáneos de baja calidad ya que no están fabricados con ingredientes y materias primas de clase.

  
Besos desde mi blog!!!!