Dior ha lanzado una nueva gama de productos de tratamiento DIOR PRESTIGE, cuyo principal ingrediente es la Rose Satine™, una flor protagonista del jardín normando de Christian Dior.

De niño, admiraba su gracia inalterable, capaz de desafiar el paso del tiempo.

Al cultivar la versión original de esta virtuosa flor, los científicos de Dior lograron extraer sus activos más potentes y descubrir sus secretos de belleza mejor guardados.

Como curiosidad, en 2010 la Rose Satine™ Dior obtuvo el primer premio del concurso de los Jardines de Bagatelle en Francia.

La Rose Satine™  florece exclusivamente en el jardín biológico de Pithiviers (Francia) una región dedicada al cultivo de rosas y con el fin de preservar todas sus cualidades y de garantizar un cultivo controlado y una trazabilidad perfecta, Dior pone a disposición de esta rosa toda la maestría de unos artesanos altamente cualificados, como si de un verdadero tesoro se tratase.

Los cuatro tratamientos de la lujosa gama Dior Prestige para pieles delicadas están enriquecidos con el Néctar de la Rose Satine™, capaz de protegerse ante los efectos del paso del tiempo y de las agresiones externas, por lo que supone un tratamiento más que adecuado para aportar un extra de hidratación y cuidados en la piel tras someterla a una operación de estética, en especial la mascarilla revitalizante, Masque Satin Fermeté Revitalisant. (De venta solamente en El Corte Inglés).

Esta mascarilla redefine los contornos del rostro, afinando el óvalo y alisando intensamente las pieles delicadas. Su innovador diseño ha sido creado para adaptarse perfectamente a las curvas del rostro gracias a una textura hecha a imagen y semejanza de un velo de satén.

El efecto drenante y reafirmante de este tratamiento elaborado por el Institut Dior, permite reconstituir los volúmenes del rostro.

Gracias a su efecto, el rostro se realza, el perfil se reconstruye. Es por eso que resulta el tratamiento complementario ideal después de someternos a alguna técnica médico-quirúrgica, ya sean infiltraciones, inyecciones o dermoabrasiones.

Este tipo de intervenciones de estética facial suelen ser sencillas y ambulatorias, pero suelen dejar, de cualquier forma, secuelas durante unos días en el rostro, como hematomas, hinchazón, inflamación o tirantez en la piel, que exigen de unos cuidados especiales y específicos.

Las instrucciones de uso son muy sencillas. Os cuento:

1) La piel ha de estar perfectamente limpia.

2) La mascarilla se saca con cuidado, se despliega y se coloca sobre el rostro cuidadosamente, desde el centro hacia afuera, de manera que los pliegues se ajusten perfectamente a su forma.  

 3) Al retirar la mascarilla, se puede masajear el rostro con pequeños toques para que la piel absorba completamente los restos de producto.

4) Se recomienda finalizar el tratamiento aplicando Dior Prestige Creme Satin Revitalissant

Gracias a esta experiencia “voluptuosa”, las pieles delicadas recobran toda su luminosidad y su suavidad. Su delicado perfume, creado en torno al Absoluto de rosa, y la suavidad de sus texturas colman los sentidos, transforman un gesto de belleza en un momento de bienestar único.

Además de la Creme Satin y la Masque Santin Fermete Revitalissant, la línea Prestige se completa con el Nectar Satin Revitalissant, un poderoso elixir anti-edad para pieles delicadas que repara y reestructura la piel en profundidad sin aportar nada de grasa, ofreciendo a la piel toda su belleza, resplandor y luminosidad.

¿Tenéis pensado someteros a algún tratamiento estético facial? ¿Tenéis la piel sensible, delicada, deshidratada, inflamada, apagada o con falta de elasticidad? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog

Besos desde mi blog!!!

 También podéis seguirme a través de Facebook

Fuente: www.dior.com