Con la primavera, una vez más vuelven al mercado los guisantes verdes frescos: una verdadera delicia para el paladar!!!. A pesar de que todo el año podemos comer guisantes congelados, el color y sabor de unos guisantes frescos recién desenvainados no tiene nada que ver.

Son mucho más tiernos y sabrosos: tanto, que nosotras hasta nos los comemos crudos a modo de snack. ¿Por qué no? Tienen muchísimas propiedades.

Los Guisantes frescos contienen proteínas, hidratos de carbono y agua (el 78%). Entre sus nutrientes cabe destacar su contenido en:

vitamina A (en forma de betacaroteno), niacina, ácido ascórbico, tiamina (vitamina B-1), riboflavina (vitamina B-2), y minerales como potasio, fósforo , calcio, sodio, hierro, entre otros.

Guisantes verdes frescos: una pequeña joya de la alimentaciónGracias a su bajo contenido en calorías, su riqueza nutricional y su aporte en fibra, los guisantes son una buena opción para los que estéis siguiendo algún tipo de régimen para adelgazar o  simplemente para mantener el peso.

Los guisantes también son una buena están indicadas en situaciones de esfuerzos físicos, cansancio y debilidad, por lo que pueden incluirse en la alimentación de los niños, y mujeres embarazadas o personas que estén expuestas a grandes esfuerzos físicos o mentales, como deportistas y estudiantes.

Ayudan a eliminar el colesterol (ya que facilitan la absorción de la grasa (colesterol) depositada en las venas.

Son buenos para el sistema nervioso, cuando el estado de ánimo está un poco “bajo” y para situaciones en las que es difícil concebir el sueño ya que tiene unas ligeras propiedades tranquilizantes.

Uno de nuestros platos favoritos son los guisantes con jamón y menta fresca. Si la cocción la realizáis en una olla de presión aprovecharéis casi todas sus vitaminas. (Recordad que gran parte de las vitaminas hidrosolubles se pierden durante la cocción en el agua).

Los guisantes verdes frescos también se pueden comer crudos (recién desenvainados) como un entremés con sal gorda. Están riquísimos. O también se pueden comer solos, sin más, como un pica-pica entre horas. Sano, nutritivo y natural!!

Guisantes verdes frescos: una pequeña joya de la alimentación¿Y vosotros? ¿Soléis comer guisantes a menudo? ¿Los compráis frescos o congelados? ¿Cómo los preparáis? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook