Este verano se lleva el verde, y mi propuesta para hoy es vestir de verde nuestros platos  con ensaladas de todo tipo. Cuando solemos hablar  de ensaladas una de  las protagonista es LA LECHUGA.  ¿O no opináis así?

Por lo general, la lechuga es un alimento que forma parte de nuestra dieta siendo uno de los ingredientes clásicos de ensaladas, con la que acompañamos los distintos tipos de carnes. Pero es esencial que sepamos la importancia que tiene la lechuga en función de nuestro organismo, ya que se puede considerar un súper alimento con un sin fin de propiedades y beneficios.

Es rica en betacaroteno, pectina, fibra, lactucina y una gran variedad de vitaminas , C, B1, B2 y B3, siendo también rica en calcio, magnesio, potasio y sodio.

La lechuga tiene más de cien variedades distintas las cuales aportan muchos beneficios a nuestra salud. Veamos:

  • Las hojas de la lechuga tienen propiedades sedantes, debido a esto resultan indicadas para reducir el nerviosismo o el exceso de ansiedad. Además, por esta propiedad, la lechuga puede ser utilizada para tratar el insomnio o las dificultades para dormir.
  • Las hojas de la lechuga tienen propiedades diuréticas, ya que estimulan la eliminación de líquidos desde el organismo. Por esta propiedad,  la lechuga es útil en el tratamiento de enfermedades como la cistitis, nefritis, infecciones urinarias. El consumo de manera regular de lechuga ayuda a impedir la formación de cálculos renales.
  • La planta de la lechuga tiene propiedades carminativas, ya que ayuda a eliminar gases acumulados en el tubo digestivo, por esta propiedad es recomendable de utilizar en caso de tener meteorismo o flatulencia.
  • La lechuga ayuda a mejorar la circulación sanguínea, por lo cual su consumo de manera regular ayudaría a prevenir el riesgo de sufrir arteriosclerosis, además ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre.
  • La planta de la lechuga tiene propiedades expectorantes, por lo cual resulta indicada para tratar enfermedades del aparato respiratorio. Por esta misma propiedad, la lechuga se puede utilizar para reducir la tos.
  • Las hojas de esta planta tienen propiedades de emenagogo, resultando muy útiles para las mujeres que presentan menstruaciones dolorosas.
  • La planta de la lechuga tiene propiedades analgésicas, por esto se puede utilizar de manera externa para reducir el dolor causado por golpes o torceduras.
  • La lechuga tiene propiedades que sirven para limpiar y cuidar el cutis. Con las hojas de esta planta se puede realizar una mascarilla para tratar el acné. ¿Cómo? Una de las maneras más sencillas consiste en aplicar hojas de lechuga sobre el cutis a modo de cataplasma y dejar actuar durante cinco o diez minutos.
  • Otra mascarilla un poco más elaborada consiste en poner en un bol cuatro o cinco hojas de lechuga y medio vasito de agua. (Si queréis que os quede más espesa podéis poner media taza de café con agua). Pasadlo por la batidora o minipimer y aplicad la pasta resultante en el rostro, dejándolo actuar durante quince minutos. Aclaráis con agua, y listo!!!
¿Y vosotros? ¿Soléis tomar lechuga a diario en vuestras ensaladas? ¿Qué tipo de lechuga os gusta más? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!
Besos desde mi blog!!!