Si tuviera que resumir los beneficios de la granada, lo haría en tres partes. Es una fruta altamente nutritiva, antioxidante y que ayuda a proteger el sistema inmunológico. Ideal ahora que se avecina el otoño con sus cambios de bruscos de temperatura, resfriados y otros problemillas típicos de la estación.

Granada, fruta medicina antioxidante y remineralizanteLa granada es una fruta que empieza su temporada en septiembre, pero se puede encontrar en el mercado hasta finales del mes de enero.

Cubiertas por una piel muy gruesa y protegidas por una pulpa carnosa que normalmente no se come, las semillas de color rojizo contenidas en la granada son un verdadero placer para el paladar.

Granada, fruta medicina antioxidante y remineralizanteLas semillas de la granada son muy ricas vitaminas del grupo B, C y A, y minerales como potasio, hierro, calcio, magnesio y zinc.

Además de ser una fruta singular por su sabor, color y textura, la granada es muy rica en antioxidantes, como las punicalaginas, unos polifenoles que ayudan a proteger las células del daño causado por el estrés oxidativo y el envejecimiento.

El jugo de granada puede ayudar a reducir la inflamación en el intestino y mejorar la digestión. Puede ser beneficioso para las personas con enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y otras enfermedades inflamatorias del intestino.

Si bien existen creencias e investigaciones contradictorias sobre si el jugo de granada ayuda o empeora la diarrea, os aconsejo evitarla hasta que los síntomas remitan (ya nos solo la granada, sino todas las frutas)

Granada, fruta medicina antioxidante y remineralizanteAdemás de las semillas, la pulpa y la piel de la granada también son una buena fuente de otros antioxidantes, entre los que cabe destacar su contenido en flavonoides, ácido málico y ácido oxálico. Por ese motivo, el zumo de granada realizado con la piel y la pulpa de la granada, además de sus semillas, es usado a veces con fines medicinales.

En algunas culturas antiguas, (como por ejemplo la egipcia) se la conocía como una “fruta medicina, gracias a sus propiedades benéficas y su alto valor nutritivo.

Algunas de sus propiedades beneficiosas para la salud más destacadas son:

Ayuda a frenar los procesos de envejecimiento.

Es un excelente aliado de belleza para la piel. (ideal para prevenir la pérdida de firmeza y elasticidad).

Reduce el riesgo de enfermedades degenerativas y cardiovasculares.

Ayuda a regular los problemas de tránsito intestinal (Síndrome del intestino o colon irritable).

Se utiliza contra el estreñimiento. (Por gran poder laxante).

Refuerza el sistema inmunológico. (por su aporte en vitamina C y antioxidantes)

Está indicada en dietas de adelgazamiento. (Por su bajo contenido en calorías y su gran poder nutritivo).

La granada una fruta muy recomendada para los niños, jóvenes y personas mayores, ya que gracias a sus propiedades nutritivas, ayuda a aumentar las defensas contra los resfriados, gripe, faringitis, otitis y sinusitis.

El jugo de granada puede ayudar a reducir la inflamación en el intestino y mejorar la digestión. Puede ser beneficioso para las personas con enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y otras enfermedades inflamatorias del intestino.

Aprovechando que ya empiezan a estar en su mejor momento, nosotras solemos comer a menudo las semillas de las granadas tal cual,  mezcladas con yogur o bien en macedonia con otras frutas; pero también las utilizamos en ensaladas de temporada, y como acompañamiento o decoración en algunos platos, ya que ésta, les aporta color, sabor y riqueza nutricional.

El jugo de granada es una buena fuente de ácido fólico, potasio y vitamina K. Todas ellas conocidas por sus propiedades beneficiosas para el sistema inmunológico, así como antiviral. (Pero eso lo hablaremos más adelante en otro post)

¿Y vosotros? ¿Os gustan las granadas? ¿Cómo las soléis comer? ¿Tenéis algún truco o receta que queráis compartir conmigo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook