Ya hablé sobre Alli en un post publicado el año pasado, pero después de volver a ver este año la publicidad sobre este “medicamento” sin receta médica (según lo que ellos mismos anuncian), creo que es importante recordar una vez más  sus pros y sus contras.

Alli no es un “medicamento milagro”. Empecemos por ahí. Su composición es la misma que la de Xenical, pero a mitad de dosis. Xenical solamente se vende bajo prescripción médica, y está únicamente indicada para personas que necesitan perder muchos kilos (más de 12), pero siempre bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Según la publicidad de alli que he visto en la página de un diario local: “alli, nueva solución para ayudarte a perder un 50% más de peso (*)”. El asterisco (*) es muy importante en este eslogan, pero debemos buscarlo en la parte inferior del anuncio.

En  el margen inferior izquierdo y en letra muy pequeña encontramos la continuación de la frase (*) “Comparado con sólo hacer dieta”. (Ahh.. O sea que si no hacemos dieta, el producto no funciona. Pues, vaya….)

Según un artículo de la  OCU, la venta de Alli como medicamento  para adelgazar es inaceptable. Para muchas personas estas pastillas pueden ser una solución (equivocada a veces) para perder unos kilos de más durante la operación bikini, pues según su publicidad Alli es el único medicamento adelgazante que no necesita receta médica.

Pero basta leer la información del prospecto para ver que la realidad es otra:

Alli está indicado sólo para personas con un Índice de Masa Corporal igual o superior a 28 Kg/m2

Alli debe utilizarse en combinación con una dieta baja en calorías y grasas.

No debe tomarse durante más de 6 meses. Si no pierde peso tras tomarlo durante 12 semanas, debe consultar con su médico o farmacéutico antes de continuar el tratamiento.

Para adelgazar con éxito y mantener la pérdida de peso es preciso hacer cambios en el estilo de vida (tanto en la alimentación como en la actividad física).

Como podéis ver, los beneficios de Alli por si solos son muy limitados (casi nulos) en la pérdida de peso, y siempre ha de ir acompañado por una dieta baja en calorías y grasas, más algo de ejercicio físico.

Si no se instauran estos buenos hábitos, las pastillas no surgen el efecto deseado. Mi pregunta es entonces: ¿Para qué gastar dinero en esas pastillas, (que no son nada baratas), cuando lo que realmente se necesita es dieta y ejercicio?

Teniendo en cuenta que el medicamento Alli tiene efectos secundarios, pudiendo provocar problemas intestinales desde gases, diarrea, deposiciones aceitosas, etc. etc. etc…..  creo que es más conveniente ponerse en manos de un especialista en alimentación para que elabore una dieta y seguimiento de la misma personalizados.

Alli no es adecuado para menores de 18 años,  por lo que hay que prestar especial atención con  las adolescentes demasiado preocupadas y capaz de todo para conseguir una apariencia física extremadamente delgada, ya que su cuerpo todavía está en pleno crecimiento.

También deben que prestar una mayor atención las personas que estén tomando determinados medicamentos tales como anti hipertensivos, antidiabéticos orales,  o anticonceptivos.

La posible adquisición de este medicamento por Internet o en la farmacia, sin una prescripción médica previa, aumenta los riesgos de una utilización inapropiada, por lo que es imprescindible pedir información a vuestro médico o farmacéutico si tenéis pensado comprarlo.

Espero que esta información os sea de utilidad. Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog