Existe una serie de alteraciones del apetito que pueden llevar a engordar. En algunas  personas, es una necesidad irrefrenable de comer dulces, en otras, un descontrol que les lleva a «picar» durante todo el día, o lo que se llama «atracón nocturno«, que consiste en que después de cenar se come habitualmente algo dulce, de forma compulsiva sin poder evitarlo.

En estas conductas muchas veces existe un estado de ansiedad que tratamos de aliviar comiendo. Para solucionar el problema se puede recurrir a alguna terapia de
relajación (yoga o «training autógeno») y participar en actividades culturales o físicas fuera de casa; muchas veces comemos por aburrimiento o soledad.

Algunos aliados aconsejados:

Triptófano Este aminoácido ayuda a controlar la necesidad impulsiva de comer (Siempre consultar con un especialista antes de tomarlo).

Infusión de manzanilla, pasiflora o tila: Tomar como mínimo 1 taza por la noche o durante el día.

¿Cuál es vuestra opinión al respecto? ¿Tenéis algún truco para evitar estos «picoteos incontrolados»?

Os animo a través de mi blog a expresar vuestras opiniones o comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

Podéis seguir Vivir bien es un Placer!!!