Por fin han llegado los higos al mercado!!! Dulces, sabrosos y nutritivos, los higos son una delicia para todos.

Gracias a su delicioso sabor y sus múltiples propiedades nutritivas, es recomendable incorporarlos a la dieta habitual de niños, personas mayores, mujeres en gestación y deportistas o personas que requieran un alto aporte energético.

Tonificantes, remineralizantes y diuréticos, cuando se consumen frescos, los higos suponen un buen tratamiento contra el estreñimiento, por la gran cantidad de fibra que contienen.

Aportan muchos azúcares y apenas proteínas y grasas. Son ricos en minerales como calcio y potasio, y algo menos en hierro y magnesio, fósforo y potasio. Contienen betacarotenos (o provitamina A), vitaminas C, del grupo B, ácido fólico y antioxidantes.

A pesar de su considerable aportación calórica, aquellas personas que quieran perder peso, pueden consumirlos con moderación y sin abusar. (Dos o tres higos diarios).

«Gemmi truco»: Los higos también pueden servir como base de una mascarilla casera hidratante y reafirmante. Para ello necesitáis dos o tres higos (a poder ser del tipo coll de dama), una cucharada de aceite de oliva virgen y unas gotas de limón. Se mezcla bien la pulpa de los higos, con el aceite y el limón.  Se aplica en el rostro durante treinta minutos y después se retira con agua fría. La piel estará fresca, tersa y suave. Ya me contaréis vuestros resultados!!!

¿Y vosotros? ¿Soléis comer higos en esta época? ¿Cuáles son vuestros favoritos? ¿Los coméis solos o acompañados? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook