En Japón, muchas amas de casa llevan un registro de todos los gastos mensuales a través de un libro llamado kakebo o Kakeibo, cuya traducción literal sería “libro limpieza” y como traducción libre sería «libro de cuentas del hogar”.

No conozco ningún libro /agenda o sistema similar en nuestra cultura. Recuerdo que mi madre (muy ordenada ella) siempre anotaba en una agenda antigua (por lo de reciclar) el registro de todos, todos, todos los gastos mensuales para así poder llevar un control y desviación del presupuesto anual del hogar previamente establecido. Gracias a su esmero y afán ahorrador, se premiaba (todavía lo hace) con alguna recompensa obtenida por su buen hacer.

Los kakebos cumplen esta función, pero son mucho más precisos. Sirven para que las amas de casa japonesas anoten todas las compras y gastos (suelen guardar los recibos y comprobantes) para así poder registrarlos en este libro de cuentas y después,  clasificarlos en diferentes categorías. Se van comparando los resultados de un año a otro, analizando los logros y resultados.

Los kakebos tienen formatos diferentes, (en libros o software), y pueden  incluir consejos para ahorrar dinero, recetas caseras, dibujos o trucos de hogar y belleza, pero todos tienen la misma finalidad: planificar el gasto anual para poder gestionar el ahorro.

También hay modelos de kakebo para niños para que aprendan a manejar su “paga semanal” o dinero de bolsillo, gestionando su gasto en caramelos, revistas, videojuegos, lápices de colores o clips de pelo, etc., kakebos para  jubilados con bajos ingresos, kakebos para chicos solteros que ya están pensando en ahorrar para su casa, su jubilación, vacaciones, su vestuario … aunque cuando se casan, toman un tipo diferente de kakebo. Hay un kakebo para todos y cada uno de ellos.

El kakebo más que un libro de contabilidad, es un gestor de ahorro. En occidente, conozco gente que lleva un control de su contabilidad, sí, es cierto, pero dudo que mucha gente la lleve tan precisa y detallada en los kakebos (a no ser que sea contable, controller o experto en excel, claro).

Tomando esta idea, Dominique Loreau acaba de publicar un libro (ha salido esta semana a la venta en Francia) titulado MON KAKEBO, en el que nos da el enfoque de este concepto de contabilidad y gestión del ahorro tan presentes en la cultura nipona (conociendo como conozco su cultura, os aseguro que es cierto), pero adaptándolo a occidente.

Tengo ganas de poder encargar un ejemplar de este libro (todavía en francés) a través de la web de Amazon, ya que esta semana me ha sido todavía imposible comprarlo durante mi «visita relámpago» a París.

Para ir haciendo boca, os paso un pequeño extracto de la introducción:

«Puesto que la necesidad para el presupuesto parece indiscutible, por lo que ¿por qué hay tan poco? La razón principal es la carrera continua entre salarios y precios y, por tanto, la desaparición casi completa de la noción de la economía, el margen de seguridad … podrá completarse con las dificultades individuales o sociales. En estas circunstancias se desprende una especie de desaliento, la mala comprensión de la utilidad de un presupuesto «.

¿Y vosotros? ¿Cómo gestionáis vuestra economía familiar? ¿Lleváis un registro de gastos y previsión anual? ¿Creéis que funciona? Estaré encantada de leer vuestros comentarios.

Besos desde mi blog!!!