¿Sabiáis que dentro de vuestro cuerpo viven 100 trillones de bacterias?

La gran mayoría son buenas y cuidan del correcto funcionamiento de vuestro organismo. El 80% de nuestro sistema inmunitario lo podemos encontrar en el aparato digestivo  (estómago, hígado, páncreas, intestino delgado e intestino grueso, ano).

bacteria55

Si pusiéramos en una báscula todas esas bacterias que viven en esas zonas, el resultado serían 2 kg de peso total, lo equivalente a dos paquetes de azúcar. Su misión es la de mantener bajo control a las bacterias malas y manteniendo la salud de nuestro cuerpo, previniendo infecciones.

bacterias 1

Para ayudar a nuestro organismo a mantener un buen nivel de defensas, lo mejor es consumir algunos productos ricos en las bacterias buenas. Hacerlo con regularidad ayudará a reemplazar las defensas perdidas y a fortalecer nuestro sistema inmunológico. Veamos:

LOS CHICOS BUENOS EN LÁCTEOS Y DERIVADOS

En el mercado podemos encontrar muchos productos que contienen bacterias buenas para regular nuestras defensas. Los lactobacilos, por ejemplo, se encuentran en postres lácteos como el yogurt.

Sin embargo, es conveniente leer muy bien la etiqueta de los ingredientes, porque NO todos ellos contienen “chicos buenos” (cuidadín con los yogures low cost).

bacterias2

La composición que podemos encontrar en el lateral del envase detalla con precisión la presencia o no de lactobacilos. Igualmente, la leche de cabra, el kéfir o el gouda son otros alimentos ricos en este tipo de bacterias necesarias para mantenernos en buena salud. Hay varios tipos: L. Bulgaricos o  L. Acidophilus.

La bifidobacteria, otro de los “chicos buenos”, también la podemos encontrar en la composición de yogur y se dividen en dos tipos: animalis o lactis. Revisad bien la etiqueta de este producto lácteo para cercioraros de que realmente la contiene. La bifidobacteria también está presente en otros productos de consumo diario o frecuente, como la leche y el queso.

OTROS ALIMENTOS SALUDABLES (SIN LACTEOS Y VEGANOS)

Los “chicos buenos” también están en otros alimentos que no son lácteos (ideal para veganos). Es muy aconsejable completar nuestra dieta con alimentos como la col, la sopa de miso (una sopa de soja fermentada –tofu- muy popular en Asia del Este),  el chocolate negro o los pepinillos.

Sin duda, mejorar nuestro sistema inmunitario y digestivo es posible con la ayuda de los alimentos probióticos, o aquella comida que contiene bacterias buenas. Su consumo es útil para conseguir una mejor recuperación tras haber sufrido alguna enfermedad o haber requerido un tratamiento con antibióticos, los cuales suelen dejar las defensas débiles.

Para restaurar la flora intestinal, aumentar las defensas y cuidar el buen funcionamiento de nuestro organismo no está de más conocer los tipos de bacterias positivas que están de nuestro lado. Incluir ciertos alimentos que contienen “chicos buenos” mejorará sin suda nuestros hábitos alimenticios, creando una barrera natural para mantener a raya muchas  enfermedades e infecciones.

 

 

¿Y vosotros? ¿Teneís claro la importancia de las bacterias buenas y el sistema inmunitario? ¿Miráis los etiquetajes de los alimentos que compráis? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

 

Besos desde mi blog!!!

Más información sobre 121doc