¿Cuántas de vosotras tiene bolsas bajo los ojos? ¿Por qué aparecen estas antiestéticas bolsas oculares?

Las bolsas aportan a la mirada una apariencia triste y envejecida y se caracterizan por una hinchazón en el párpado inferior.

Son  muchos los factores que pueden alterar esta zona tan delicada del rostro: la falta de sueño, el exceso de tabaco y alcohol, el uso de cremas no adecuadas, estar muchas horas trabajando frente un ordenador,  problemas de retención de líquidos, problemas hormonales, alergias, etc.

Hay tres tipos básicos de bolsas: las más comunes (y que sufren indiferentemente mujeres y hombres de cualquier edad) son las producidas por la retención de líquidos. Son de origen acuoso y los factores desencadenantes son normalmente los indicados en el párrafo anterior.

Otro tipo de bolsas son las producidas por un exceso de acumulación de tejido adiposo bajo los ojos y pueden deberse a multitud de causas.

Pueden estar provocadas por el cúmulo de líquidos, por una presencia de grasa localizada o por diversos factores genéticos.

¿Va bien ponerse rodajas de pepino en los ojos para reducir la hinchazón? ¿Y hielo en las bolsas para que disminuyan las bolsas? El Dr. José González Vidal, oftalmólogo especialista en cirugía ocular y Director de la Clínica Miestetic, aclara los falsos mitos que día a día siguen aumentando el imaginario colectivo en lo que se refiere al cuidado del contorno de los ojos. Para ello, aporta soluciones caseras y dos de sus tratamientos estrella como las soluciones más eficaces.

Se dice que… aplicar rodajas de pepino sobre los ojos ayuda a deshinchar y descongestionar las bolsas.

 Pero… aunque produce una leve contracción de la bolsa, y puede disimularla, luego vuelve a aparecer rápidamente

 El Dr. José González Vidal, oftalmólogo y cirujano ocular aconseja:

Dormir con la cabeza más alta que el cuerpo, es decir, con una almohada o dos, ya que provoca que el líquido se acumule menos en la zona facial, en concreto en las bolsas oculares. De esta manera, nos levantaremos con mejor aspecto y con los ojos menos hinchados.

Una cena ligera a base de verdura y con poca sal también ayuda a una menor retención de líquido y, por tanto, a tener un mejor aspecto por la mañana.

Lavar la cara con agua muy fría por la mañana ayuda a bajar las bolsas. Además con el ejercicio físico a primera hora, aunque sea simplemente andar- se acelera la eliminación de líquidos en la zona facial y, por lo tanto, mejoran antes el aspecto de las bolsas.

Si los tratamientos convencionales no funcionan, la solución definitiva para las bolsas puede ser la  la Blefaroplastia química, una sencilla técnica que se realiza en consulta y que no requiere anestesia. El Dr. José González Vidal, Director de Miestetic, previa limpieza de la piel del párpado, aplica una fórmula especial de “peeling medio” localizado y lo deja actuar unos segundos. Este peeling medio provoca una descamación de la capa superficial de la piel (la epidermis dañada) de forma controlada que puede ser de TCA (ácido tricloroacético) o de Fenol, según el tipo de piel.

A continuación, se  aplican unos polvos cicatrizantes que aceleran la curación de la herida durante los primeros días, con lo que la piel dañada se descama antes y se sustituye por piel regenerada sin arrugas ni manchas.

El tratamiento dura menos de 10 minutos y  los resultados son muy duraderos, ya que lo que se consigue con este procedimiento es una epidermis nueva y regenerada, sin arrugas ni flacidez.

¿Y vosotros? ¿Sufrís de bolsas en los ojos? ¿Os gustaría eliminarlas? ¿Qué edad tenéis? ¿Consideráis que son un factor genético o bien son debidas a un estilo de vida no saludable?

Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog