La Escoliosis Idiopática del Adolescente es una curvatura lateral (hacia un lado) de la columna que puede presentarse en los niños desde los 10 años hasta la madurez.

La columna puede tener una curva hacia la derecha o la izquierda. En ocasiones la escoliosis idiopática se inicia en la pubertad o durante el período de rápido crecimiento de la adolescencia

Idiopática significa que la curva anormal se desarrolla por razones desconocidas. Entre el tres y el cinco por ciento de los adolescentes tendrán alguna forma de escoliosis. La mayoría de ellos son niñas, y en ellas las curvas son más progresivas.

Síntomas

Los síntomas de escoliosis incluyen dolor de espalda, discrepancia en la longitud de las piernas, marcha anormal, y caderas disparejas.

Los pacientes con escoliosis pueden tener un hombro más alto que el otro, una «paleta» y tórax prominentes al flexionarse hacia adelante, y una curvatura visible de la columna hacia un lado.

Muchas veces la primera indicación de AIS es cuando un adolescente o sus padres notan que la ropa ya no le queda bien (por ejemplo, las piernas de los pantalones pueden verse disparejas).

* fuente: Scoliosis Associates Nueva York

Hoy, el especialista le ha diagnosticado a mi hija ESCOLIOSIS MODERADA (en principio). Estamos a la espera de hacerle más pruebas para diagnosticar el grado y posible origen de la misma.

Ninguno de los dos pediatras que la visitan se dieron cuenta de que mi hija tiene escoliosis. En sus revisiones periódicas no detectaron nada en su columna. Pero debido a mi persistencia, uno de ellos hizo la derivación al especialista, para descartar cualquier anomalía.

Hace algo más de un año que animé a mi hija a hacer yoga y Pilates conmigo (ya que antes ella practicaba gimnasia rítmica en el colegio). En ese momento me di cuenta de que en algunos ejercicios, su espalda respondía con una curvatura anormal y pronunciada.

En cambio, en postura de reposo y de pie, no se observaba ninguna anomalía en su columna. Di aviso de ello al pediatra de la niña, pero no le dio más importancia.

Me dijo que la niña quizá tenía poca flexibilidad. Solamente me recomendó que hiciese mucho deporte para fortalecer la musculatura y ganar flexibilidad.

Si, si, deporte… Mi hija el único deporte que le gusta hacer actualmente, es el «tecleado de dedos» en el ordenador. Hacer deporte para ella es casi como una tortura china. Hasta hoy no le he insistido, por varias razones: ya hace deporte en el colegio, anda más de una hora al día y está muy delgadita, y teniendo en cuenta que también tiene que estudiar, y de momento saca buenas notas… pues eso, no he querido «agobiarla».

En casa tenemos un mini-gimnasio, que es donde doy las clases de Pilates y yoga.

Ella sabe que puede hacer los ejercicios cada día conmigo, y que yo estaré encantada de hacerlos con ella, pero hasta hoy no le ha apetecido mucho. Siempre ha dicho que para gimnasta, en casa ya estoy yo. (¿en casa del herrero, cuchillo de palo?).

Hoy todo ha cambiado. Se ha comprometido a hacer diariamente la tabla que hemos diseñado su fisioterapeuta y yo misma (como monitora de Pilates, claro), hasta que tengamos los resultados de las pruebas (todavía falta un mes para ello).

Ya veremos si lo hará. Insistiré. Por su bien, y porque la quiero con locura.

Todavía es joven. Si la curvatura es leve, se puede quedar igual o mejorar por si sola. Ya veremos en que grado está, lo sabremos de aquí un mes aproximadamente.

Toda esta historia os la explico, porque la detección precoz de esta dolencia es esencial para la evolución de la misma.

Por favor, estad muy atentos al desarrollo de vuestros hijos. Cualquier detalle anómalo que veáis en ellos, no dudéis en acudir a vuestro médico para pedir ayuda. Y si no os convence su diagnóstico, insistid o pedid otra opinión.

Gracias por leerme.

Besos desde mi blog!!!