Una persona con una actitud positiva intenta buscar los mejores resultados hasta en las peores situaciones.  ¿Te sientes identificado con esta afirmación? ¿O más bien no?

Una persona que piensa positivamente no rehúye de las adversidades, ni mucho menos; sino que rehúsa a vivir (o continuar viviendo) con lo que le es perjudicial. Esta predisposición y la capacidad de luchar es lo que le ayudará a lograr sus aspiraciones en la vida.

Tú también puedes llegar tener éxito en las relaciones, el trabajo, o en cualquier meta que te propongas (adelgazar, dejar de fumar, ponerte en forma, aprender un idioma, etcétera) si crees que lo lograrás.

Ahí van diez consejos que espero que te ayuden a conseguirlo:

1.- Asume las dificultades como un reto.

2.- Piénsate a ti mismo como alguien que puede resolver las contrariedades. Todos los problemas tienen solución. Tarde o pronto llegará. Busca alguna de las múltiples, aunque escondidas, soluciones que puedan llegar a tener.

3.- No mermes tu actitud frente a los obstáculos, asúmelos como un desafío inevitable.

4.- Modifica tu lenguaje, evita usar palabras como “nunca”, “siempre” , “no puedo” o “no sé”. El lenguaje y las palabras son una interpretación de la realidad y por supuesto, no son la realidad.

5.- Aprende a decir “no” . Evitarás problemas y a la larga te sentirás más seguro y mejor contigo mismo.

6.- Cambia tu actitud mental en cada uno de los aspectos de tu vida. Puedes ver la botella medio llena o medio vacía. Tú eliges.

7.- Utiliza la queja y el reproche solamente si mediante ellos se puedes ganar algo.

8.- Aléjate de las “personas tóxicas” que inexorablemente perturban el bienestar ajeno y vampirizan al semejante, ya que no te aportarán nada más que problemas, amargura e infelicidad.

9.-Vincúlate con personas entusiastas que te puedan demostrar cuáles son sus fórmulas personales para afrontar los baches cotidianos.

10.- Demuestra gratitud por todo lo que te rodea, por tus logros (por pequeños que sean), y por lo que posees, revalorizándolo día tras día.

Según escribe Daniel Goleman en su Best-Seller “La inteligencia emocional“: “todas las personalidades exitosas, desde los deportistas hasta los músicos, tienen en común un punto: la capacidad de motivación personal para llevar a cabo una rutina de entrenamiento que les permita llegar al podio.

De esta forma, el talento y la capacidad innata, solo serían un rasgo de esas personalidades, pero poco les serviría si no poseyeran el entusiasmo y la persistencia para desarrollar al máximo esas características”.

¿Y tú? ¿Crees que tu actitud es positiva? ¿Crees que el éxito es el fruto del esfuerzo y del trabajo? ¿O acaso es fruto de la suerte? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog o en el Foro de Hola.com

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook