El sol es imprescindible para la vida y tiene efectos muy positivos sobre el organismo. Sin embargo, y como ya he comentado en varios de mis posts, una exposición excesiva sin la protección adecuada puede ocasionar daños en nuestra piel, llegando a provocar efectos agudos (eritema, inflamación, cambios de pigmentación e hiperplasia epidérmica) y efectos crónicos como el fotoenvejecimiento y la fotocarcinogénesis.


La Dra. Natalia Ribé, (Directora Médica del Institut Dra. Natalia Ribé)  alerta de la importancia de usar protectores solares para ayudar a cuidar la piel contra el sol y los rayos UVA, UVB e infrarrojos, y evitar así, el riesgo a sufrir daños dermatológicos graves, como puede ser el melanoma responsable del 65% de las muertes debidas a cáncer cutáneo.

 


La piel es un órgano relativamente impermeable que cubre el cuerpo en su totalidad. Aunque dispone de mecanismos naturales para protegerse,  es necesaria la ayuda de protectores y filtros solares que la protejan y ayuden a evitar lesiones pigmentadas. (Estas pueden ser benignas, como los léntigos solares o llegar a ser lesiones pigmentadas más peligrosas como los nevus displásicos o los melanomas).

 

El uso de protectores solares es, en la actualidad, imprescindible para proteger la piel de las agresiones del sol. Los protectores solares tienen la capacidad de proteger la piel frente al eritema inducido por la radiación ultravioleta del sol. Están formados por: sustancias humectantes,  sustancias espesantes, emolientes, emulsionantes, matificantes, antioxidantes y colorantes.  

«Es imprescindible usar siempre factor de protección solar antes de exponerse al sol, aplicándolo de manera uniforme en toda la piel, unos 30 minutos antes de la exposición al sol y repetirlo periódicamente» comenta la Dra. Ribé.


Los filtros solares, que se encuentran en los protectores, tienen como objetivo evitar que los rayos UVA (responsables del daño a largo plazo), UVB  (responsables de que nos pongamos rojos y nos quememos) e infrarrojos del sol, evitando así que incidan directamente sobre la piel, dañándola

 

La composición de filtros solares tiene una importancia decisiva en el buen uso de los mismos, los fotoprotectores formulados con filtros inorgánicos, por ejemplo, suelen tener mala cosmética y hacen que la piel adquiera cierta tonalidad blanquecina de ahí que la cantidad aplicada de producto sea mucho menor.

Actualmente en el mercado se pueden encontrar productos que contienen  filtros solares que incorporan filtros biológicos, con actividad antioxidante, y fotorreparadores, que aportan protección a nivel celular y potencian la protección de la piel. Lo ideal es combinar filtros solares orgánicos, inorgánicos y biológicos.

Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es adecuar la utilización de protectores solares a cada tipo de piel.  Aunque los fotoprotectores con valores de FPS (factor de protección solar) de 15 a 20 serían suficientes para proteger del eritema solar a una piel sana, el uso real reduce drásticamente estos valores teóricos, siendo recomendables productos con mayor protección.


Es recomendable usar  un factor de protección de 30 como mínimo en todo tipo de piel

En el caso de las personas con fototipos I (piel muy clara) y II (piel clara), los niños, personas sometidas a tratamientos fotosensibilizantes o con presencia de lesiones hipo o hiperpigmentadas, deben usar una protección solar aún más elevada.

 

Lo ideal sería usar una crema con factor de protección solar antes de cualquier tipo de exposición al sol, no sólo cuando se va a la playa sino también cuando, por ejemplo, se da un paseo. 

La aplicación debe hacerse sobre la piel seca 30 minutos antes de la exposición solar, reaplicarse cada 2 horas, aplicar una generosa cantidad y es esencial que sean resistentes al agua.

Hay que prestar especial atención a las zonas de las manos, el escote, laterales cuello, orejas, sienes y nariz que están casi siempre expuestas a los rayos ultravioleta del sol y son más susceptibles a la aparición de manchas, así como, a quemarse. 

Por este motivo, es aconsejable usar siempre un factor de protección solar en dichas zonas más fotoexpuestas.

¿Qué factor de protección soléis usar cuando váis a tomar el sol? Estaré encantada de leer vuestros comentarios.

Besos desde mi blog!!!!

 

También podéis seguirme a través de facebook

 

fuente:  www.institutnataliaribe.com