betacbeEl betacaroteno se considera uno de los elementos percursores de la vitamina A más importantes, por eso también se le conoce como pro-vitamina A. Gracias a este pigmento natural liposoluble (que se disuelve en grasa) de colores muy vivos, amarillentos y rojizos, el hígado y el intestino delgado son capaces de generar vitamina A, nutriente esencial para nuestro organismo.

Una dieta rica en betacarotenos favorece el bronceado y la zanahoria lo posee en grandes cantidades (es uno de sus mayores exponentes), o sea que no olvidéis poner un poquito de zanahoria cruda en vuestras ensaladas diarias!!

El betacaroteno no sólo es capaz de ayudar a nuestra piel a broncearse y protegerla de la influencia negativa del sol, también ayuda a proteger nuestro organismo de algunos tipos de cáncer gracias a sus virtudes antioxidantes, debido a que ayuda a proteger a las células para que no sufran los daños de los radicales libres.

Por otro lado, se sabe que el betacaroteno puede mejorar el sistema inmunológico, por lo que consumir vegetales ricos en este pigmento, puede ser muy importante para aquellas personas con problemas relacionados con las defensas. Su carácter de potenciador de vitamina A, le hace un elemento muy beneficioso para la vista, la formación de los huesos y de los glóbulos rojos.

betacoretnoEl betacaroteno aportado a través de los alimentos en la dieta parece ayudar, pero en cambio los suplementos de betacaroteno no está demostrado que lo hagan. Más bien al contrario, diversos expertos en medicina han afirmado que existen diferencias, inexplicables por el momento, respecto a los efectos fisiológicos del betacaroteno de origen natural y el compuesto sintético que contienen algunas pastillas o comprimidos, por lo que es recomendable obtener el betacaroteno de los alimentos y no de suplementos.

Pero, ¡ojo! Los suplementos de betacaroteno, deben tomarse bajo prescripción médica y siguiendo las cantidades apropiadas y establecidas por el especialista.

Por otra parte, tampoco es recomendable tomar suplementos de betacaróteno en dosis muy altas, especialmente si se toman a largo plazo, ya que pueden ser dañinas para el hígado y poner la piel de color amarillo o anaranjada. Hay algunos “nutricéuticos” o suplementos cosméticos orales que juegan con esta propiedad, prometiendo un bronceado ideal gracias al betacaroteno a dosis muy elevadas (algunos contienen hasta 50.000 UI), que lo que hacen es “teñir” la piel, (sobre todo manos pies y cara) dejándola de un color amarillento o anaranjado.

Las personas que fuman no deberían tomar suplementos de betacaroteno ya que se demostrado que podrían aumentar el riesgo de cáncer del pulmón y de próstata.

Para aquellos que se quieran beneficiarse de los efectos beneficiosos del betacaroteno sin riesgos para la salud, lo pueden conseguir tomando una zanahoria (o más) al día. El betacaróteno ingerido a través de la dieta no es acumulativo ni ofrece riesgo para el organismo.

Comiendo 5 porciones de frutas y verduras diariamente, se consigue la dosis diaria recomendada de betacaroteno.

Algunos alimentos ricos en betacaroteno a parte de la zanahoria, son: los pimientos rojos, el tomate, la calabaza, los boniatos,  el melocotón, los albaricoques, el melón, el mango y la papaya. También son ricos en betacaroteno, vegetales verdes como las espinacas, las acelgas y los berros, y algunos tipos de algas, aunque el color de este pigmento no se aprecia ya que está enmascarado por la clorofila, que les proporciona el color verde.

betacorteno¿Y vosotros? ¿Tomáis cinco piezas de fruta y verdura al día? ¿Coméis zanahoria? ¿Habéis tomado alguna vez algún suplemento de betacaroteno? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de Facebook