¿Recordáis mi post sobre las múltiples propiedades de la avena?  La avena es un cereal que destaca por su alto contenido en proteínas vegetales.

Pero además es rica en grasas insaturadas, hidratos de carbono, vitamina B1 y aporta minerales como el potasio, calcio, fósforo, magnesio y hierro.

Se suele tomar en granos y/o copos (integrales y orgánicos), en harina o molida, o puede formar parte de una bebida más conocida como “leche de avena”.

La leche (o bebida) de avena se obtiene a partir de la avena integral, aceite de girasol, agua y sal marina.

La composición y los porcentajes de avena y otros ingredientes puede variar en función de las diferentes marcas comerciales, por lo que os aconsejo que miréis bien la composición y porcentajes de los ingredientes que deben figurar en el envase, antes de decantaros por alguna marca en especial.

El sabor de la bebida (o leche) de avena es muy agradable, ideal para los que no pueden (o no quieren) tomar leche de vaca y para los que la leche o bebida de soja tampoco les acaba de convencer.

No es por hacer propaganda, pero una de mis marcas favorita, tanto por calidad como por sabor es la bebida de avena de OATLY y a poder ser enriquecida con calcio.  Aunque sólo tiene un pequeño handicap, su alto precio (2,60 eruos por litro) si tenemos en cuenta que en casa podemos llegar a a beber más de dos litros al día.

Otra de las bebidas que nos gusta mucho es YOSOY. Su precio es mucho más accesible (1,39 euros aprox) y su calidad es excelente.

La leche o bebida de avena es perfecta tanto para tomar sola, como acompañada (con chocolate, café, cereales, etcétera), fría o caliente, en el desayuno, en la merienda o a cualquier hora, o como sustituto de la leche en algunas recetas culinarias (ideal para aquellos que tengan intolerancia a la lactosa).

¿Y vosotros? ¿Habéis probado alguna vez la leche o bebida de avena? ¿Cómo la soléis tomar? Estaré encantada de leer vuestros comentarios

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook