Después de un día agotador, ¿Cuántos de vosotros no firmaría por un masaje relajante para sentirse mucho mejor? A todos nos encantaría que nos dieran un buen masaje en la espalda (lugar más complicado para hacerse un auto masaje), en las piernas y pies (ideal después de una sesión de entrenamiento, running o largo paseo..) en el cuello o hasta en la cabeza. Un masaje siempre es un regalo gratificante.

masaje3

La realización de un masaje habitualmente se relaciona con la relajación, sin embargo los beneficios del masaje para la salud son numerosos. Además de mejorar el estado emocional, un masaje puede mejorar problemas físicos (dolores musculares, contracturas, etc…) y en muchas ocasiones, pueden ser un complemento para otros problemas de salud.

El dolor muscular suele estar muy relacionado con tensión, sobrecarga o lesión muscular por una actividad física intensa. Se produce en músculos concretos y comienza durante o justo después de la actividad.

Aunque menos frecuente, el dolor muscular puede ser un síntoma de alguna otra enfermedad o aparecer como efecto secundario de algún medicamento.

A pesar de que el tratamiento suele realizarse con antiinflamatorios (paracetamol o ibuprofeno), también se puede optar por otros tratamientos menos agresivos  y/o complementarios, entre los que encontramos los masajes, ya que los dolores musculares, sobre todo por sobrecarga, responden muy bien a una buena friega.

masaje2

Si a ello le añadimos un aceite esencial como vía para la fricción en el cuerpo, le sumamos los poderes curativos de la aromaterapia y la fitoterapia.

Algunas de las plantas y especias más usadas para los masajes terapéuticos son:

Romero: tiene numerosas acciones, destacando su efecto relajante, siendo muy efectivo para dolores musculares, articulares y para mejorar la concentración.

Menta: produce un efecto frío sobre la piel que contribuye a la relajación y aliviar las molestias producidas por el dolor.

Jengibre: facilita la circulación de la piel y también contribuye al efecto antiinflamatorio.

Clavo: está reconocido su uso tradicional en procesos inflamatorios para aliviar el dolor.

Cayeput: A pesar de que su uso estaba limitado, la Comisión Europea aprobó su uso tópico para inflamaciones musculares y cefaleas.

Ylang-Ylang: tiene propiedades carminativas y es un remedio tradicional de la medicina china para el dolor de cabeza.

Canela: reputado estimulante y afrodisíaco, tiene un efecto positivo en el estado de ánimo.

Eucalipto: tradicionalmente utilizado como antiséptico de las vías respiratorias. Tiene efecto descongestionante y desodorante.

Tomillo: Suele utilizarse en casos de resfriados y gripes para aliviar la tos, descongestionar las vías respiratorias altas y evitar el dolor de cabeza. Tiene efecto relajante.

La combinación de masajes con alguno de estos aceites esenciales con ejercicios de estiramiento específicos suaves (mejor si son dirigidos o pautados por un profesionales de la salud o fisioterapeuta) son útiles para aliviar el problema, sea el que sea. No solamente estamos hablando de dolores musculares, también se pueden hacer estiramientos para mejorar el sistema respiratorio, mitigar el dolor de cabeza o hasta un dolor abdominal, y como no, también es válido para los dolores musculares.

Relaxed smiling woman receiving a back massage

En mi caso, suelo usarlo después de los entrenamientos como masaje para piernas, (sobretodo en gemelos y tendones de Aquiles), en la zona cervical y de trapecios (para aliviar las posibles contracturas producidas por estar muchas horas delante del ordenador), o hasta en la zona abdominal para aliviar el malestar digestivo y hepático que a veces sufro, como consecuencia de un hígado a veces algo estresado (uno de los regalos de la genética familiar).

En definitiva, los masajes son algo más que una simple aplicación de un aceite o crema de masaje. Si no tenéis a mano medios para que algún profesional os los haga a menudo (a veces pueden resultar no aptos para todos los bolsillos), podéis recurrir al “auto masaje” con o sin aparatos. No os penséis que es menos efectivo. Dejaros guiar por vuestra intuición y constancia.

¿Y vosotros? ¿Creéis en los beneficios del masaje? ¿Soléis hacéroslos a menudo? ¿De manos de algún profesional, amigo o pareja? ¿Teméis al auto masaje? Estaré encanta de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de Facebook