garganta1¿Quién de vosotros no ha tenido alguna vez un dolor de garganta de esos que sólo por tragar saliva ya duele? ¿Resfriados? ¿Os habéis quedado sin voz después de ir a un concierto de rock, un partido de fútbol, o después de una fiesta «loca»?

Ahora estamos en la temporada alta de las faringitis, laringitis y demás problemas relacionados con las vías respiratorias. El dolor de garganta o faringitis siempre se relaciona con el invierno, aunque se puede sufrir en cualquier estación del año, ya que éste se origina normalmente por una infección de origen viral o bacterial y es más común en las personas que han sido operadas de las amígdalas (yo misma soy una de ellas 🙂 ).

Algunos consejos y medidas para prevenir los problemas de la voz y mantener la garganta sana son:

1.- La dieta diaria debe incluir cereales de grano enteros (!ojo!, que no es lo mismo que integral), frutas, verdura y hortalizas. Estos alimentos contienen vitaminas A, E y C, que además de su acción antioxidante, ayudan a mantener en condiciones óptimas las mucosas que mantienen la garganta saludable.

2.- Beber mucha agua para mantener bien hidratadas las cuerdas vocales.

3.- Evitar bebidas alcohólicas y la cafeína, ya que producen deshidratación.

4.- La pérdida de líquido o deshidratación, seca la voz. El alcohol y el café irritan las mucosas que revisten la garganta, por lo que por cada taza de café (o combinado alcohólico) que se tome es aconsejable beber un vaso de agua.

5.- Evitar las bebidas muy frías o muy calientes.

6.- No fumar. Provoca irritación, sequedad de la laringe y a la larga puede llegar a cambiar el tono de la voz de forma permanente.

7.- Descansar menos de 6 horas diarias favorece la aparición de problemas vocales. La garganta es muy sensible a la falta de sueño, (o sea que a dormir prontito… y como mínimo de 6 a 8 horas diarias).

8.- No gritar ni elevar mucho la voz. Si la garganta se reseca mucho o la voz se vuelve ronca es aconsejable dejar de hablar. (Y cuando digo hablar también me refiero a hacerlo en voz baja).

9.- Toser con fuerza y con frecuencia puede inflamar las cuerdas vocales. (Los que carraspeen asiduamente deberían acudir al especialista para descartar alguna patología).

10.- Evitar los cambios bruscos de temperatura. Es importante proteger tu garganta del frío con un foulard o bufanda de lana.  (Ya no hay excusa, con las nuevas bufandas tubulares que se han puesto de moda).

11.- La calefacción muy alta, o el aire acondicionado demasiado fuerte o mal dirigidos resecan la garganta, (o sea que no abuseis del calor «artificial» en casa).

12.- Usar un humidificador en el hogar. Esto es especialmente importante  ahora en el invierno, en aquellos lugares en dónde haya calefacciones, estufas o en los climas secos).

13.- Mantener una postura corporal correcta para no forzar la garganta. (Puede parecer curioso, pero es así. Miraos de perfil en un espejo y comprobad que vuestra espalda está bien situada al andar).

garganta314.- Es aconsejable estirar a menudo los músculos de la espalda, cuello y cara. (No os costará más de 5 minutos al día, y notaréis los beneficios).

15.- No «acostarse» en el teléfono al conversar. Ladear el cuello para sujetar el teléfono entre la cabeza y el hombro durante períodos prolongados puede causar tensión muscular en el cuello. (Si no podéis coger el telefóno con la mano porque las tenéis ocupadas, utilizad unos cascos, altavoz o manos libres).

16.- Evitar conversar en lugares ruidosos. Conversar por encima del ruido, produce tensión en la voz, pudiendo producir afonía si se abusa de ello.

17.- Tratar de no abusar de la voz. Evitar hablar o cantar cuando la voz está afónica (ronca).

18.- Tomar caramelos con propoleo puede aliviar el dolor leve de garganta. (No se deben tomar antibióticos si no lo recomiendoa un médico)-

19.- Hacer gárgaras con el  zumo de un limón rebajado con agua caliente y una cucharada miel puede ser también efectivo contra el dolor de garganta y la afonía.

Y por último, se deben evitar usar enjuagues bucales para tratar el mal aliento. La halitosis (mal aliento) podría ser el resultado de un problema que el enjuague no puede curar, como las infecciones en la nariz, los senos nasales, las amígdalas, las encías, o los pulmones, así como el reflujo gástrico del estómago.

garganta2¿Y vosotros? ¿Os afecta el frío a vuestras cuerdas bucales, cuello o sistema respiratorio? ¿Dolor de garganta a menudo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook