chufaUn año más, y para celebrar la llegada la llegada del calor, es imprescindible dedicar un post a la horchata de chufa!!!!

Año tras año, muchas personas me preguntan (incluida mi hija y mi madre) si la horchata engorda.  Noooo!!! La horchata de chufa no engorda, lo que “engorda” es el azúcar añadido que puede llegar contener y/o abusar de ella…

La horchata de chufa fresca, muy fresca, casi helada, es uno de los placeres del verano!!! A poder ser siempre que podemos, la preferimos artesanal, recién hecha y sin azúcar. Lástima que hay muy pocas horchaterías que tengan una buena horchata sin azúcar. Si lográis encontrar un quiosco o horchatería que la vendan, os aconsejo que la probéis y me contéis que os parece. Os aseguro que cuando le coges su especial sabor (sin añadirle ningún tipo de endulzante artificial), es deliciosa.

La horchata con azúcar contiene aproximadamente unas 100 calorías por cada 100 gramos, pero si la tomáis sin azúcar, las calorías bajan drásticamente a menos de menos de 40. (Sí, la diferencia es muy significativa para tener en cuenta).

Pero en cambio, las propiedades nutritivas de la horchata de chufa se mantienen, sea con azúcar o sin:

Es rica en vitaminas C y E (ambas antioxidantes), del grupo B, y minerales como el hierro, magnesio, fósforo y potasio.

Aporta ácido oleico (Omega 9), por lo que ayuda a regular el nivel del colesterol bueno (HDL), y disminuir el colesterol malo (LDL).

Es una bebida muy digestiva, gracias a su contenido en enzimas digestivas como la amilasa y la lipasa. (Ideal para aquellos que sufren de digestiones pesadas o problemas estomacales e intestinales. ¡Os lo cuento por experiencia propia!).

No contiene gluten ni lactosa (0%) así que puede ser consumida por las personas intolerantes al gluten (celiacos) o a la lactosa (o leche).

En definitiva, la horchata de chufa es algo más que un refresco de verano, es una bebida supernutritiva y saludable, por lo que es aconsejable para todos, con o sin azúcar!!! Pero, ¡ojo! si la compráis envasada, aunque sea “artesanal” preguntad o mirad bien sus ingredientes. Cuántos menos añadidos mejor. Agua, chufa y azúcar (o no) y nada más….

chufa2

La sorpresa que me he encontrado últimamente ha sido con una horchata de chufa elaborada con leche de vaca, agua, chufas y azúcar.  Sinceramente, me ha decepcionado, por las personas que no pueden tomar leche, ya sea por su alergia o intolerancia a la lactosa o lactoalbúmina (como es mi caso), además de por su sabor, demasiado dulzón y con poca sustancia de chufa. !Lástima!

¿Y vosotros? ¿Soléis tomar horchata en verano? ¿La compráis embotellada o en horchatería? ¿O la hacéis vosotros mismos en casa? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook