Ensaladas en un tarro: Seguro que las habréis visto en fotografías, revistas de diseño y/o hasta en algún catering, restaurante o fiesta con foodtruck incluido. O quizá hasta ya las habéis preparado vosotros mismos alguna vez…

TARRODeliciosas, prácticas y originales, las ensaladas en tarro nos llegan directamente de los Estados Unidos. Esta forma de presentar y conservar la ensalada va más allá de ser sólo práctica, ya que pueden prepararse en todo tipo de tarros: reciclados, o bien comprados pensando en su utilización culinaria. Por ello es mejor dar preferencia a los tarros altos para que se distingan bien las diferentes capas.

La regla para el montaje de la ensalada en tarro es muy sencilla:

1) Se debe empezar por la salsa y, a continuación, los alimentos más pesados.  Se puede elegir una salsa líquida del tipo vinagreta u otra más espesa como la de yogur, por ejemplo.

2) Seguidamente se agregan los demás ingredientes de menor peso, uno tras otro, intentando que queden lo más pegados posible a las paredes del tarro.

tarro6Lo ideal es comenzar por el de más peso y terminar por la lechuga, sin apretar demasiado.

Pero ¡ojo!: Recordad secar bien las frutas y hortalizas empleadas para que no quede demasiado líquido en el tarro. Del mismo modo se pueden preparar deliciosas ensaladas, con productos de temporada, siguiendo siempre estos principios.

tarro3La mayoría de tarros de ensalada se puede preparar la noche anterior. Las que llevan productos menos perecederos puedes prepararlas con uno o dos días de antelación con toda tranquilidad. Cuidado con las recetas con pescado crudo: es preferible añadirlo en el último momento.

tarro5Aprovechad los tarros, más ecológicos y estéticos, para preparar y transportar vuestras ensaladas. Nada os impide llevarlas cuando os inviten a cenar: a los anfitriones seguro que les encanta vuestro lado sorprendente y delicado.

tarro2Si necesitáis un toque de inspiración, os aconsejo echar un vistazo al nuevo libro «TU ENSALADA PARA LLEVAR *En un tarro» de Bérengère Abraham (Libros Cúpula), en el que se incluyen 45 recetas para preparar  divertidas y originales ensaladas en tarro: de arroz, de pollo y mango, de ternera a la tailandesa, de quinoa y frutas del bosque, de patata y tofu ahumado, de salmón y cítricos… y así muchos más.  Además, incluye también recetas de  postres para llevar en un tarro (una manera original de acabar una comida sin muchas calorías).

Las recetas del libro están calculadas para 4 personas (es decir, tarros de 2 litros), pero se pueden utilizar tarros más pequeños para ensaladas individuales, que se convertirán así en la fiambrera perfecta (echa la ensalada en un cuenco antes de consumirla), o para postres. Imaginación al poder. ¿Quién dijo que comer fuera de casa puede ser aburrido?

¿Qué os parece la propuesta de ensaladas en un tarro? A mí, particularmente, me encanta! Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de facebook